” La vida es un misterio a ser vivido, no un problema a ser resuelto” Kirkegaard

Vivir este hermoso trabajo intuitivo con mandalas, me enseña cada vez màs sobre las distintas posibilidades de uso que se le puede dar a esta herramienta. Toda esta información viene a mì intuitivamente y sobretodo a travès de la práctica disciplinada y constante. Es como si los mandalas realmente me hablaran y se comunicaran de una forma sutil y directa a la vez. Son unos verdaderos maestros….somos unos verdaderos maestros!!

Para poder compartir mi experiencia personal con la última creación a la cual la he llamado “Serie de Mandalas Premonitorios” es importante primero empezar este artìculo aclarando el significado de intuición y premonición.

Mandala IntuitivoMandala IntuitivoSERIE DE MANDALAS PREMONITORIOS

Por una parte la intuición constituyen la facultad de comprender las cosas al instante , sin intervención de procesos lógicos y racionales, como por ejemplo cuando decimos: “En realidad no sabía que ibas a estar allí, fue pura intuición”, “Nunca supe cuál era la fórmula, simplemente mezcle los ingredientes por intuición”

La palabra intuición también se la utiliza como sinònimo de premonición o pre-sentimiento (sentir algo antes de que suceda), tener la sensaciòn de que algo vá a ocurrir, o adivinar algo antes de que suceda, convirtiéndose en una manifestaciòn de la intuición, la intuición en “tiempo futuro”.  Como por ejemplo cuando decimos: “Este lugar no me hace sentir bien, no me siento segura, mejor vàmonos” o “Siento que algo vá a pasar, mejor estemos atentos”.

Se le puede dar una connotación temporal a la intuición en su forma de premonición, por ejemplo: “Siento que ha pasado esto aunque no estuve ahì”, “Siento que està pasando algo este momento”, o “Pre-siento que esto và a suceder”. En este sentido la intuiciòn se revela conectándose intuitivamente con el tiempo pasado, presente y futuro, pero en realidad la intuición tiene tiempo?

Para mí la intuición no tiene tiempo lineal sino que se mueve energéticamente en un tiempo circular. Pienso que tanto pasado, presente y futuro se conjugan en la intuiciòn y que el bagaje de experiencias y conocimientos que tenemos tanto de esta vida como de vidas pasadas, se almacena en nuestro inconsciente, abarcando tanto la memoria del inconsciente individual como del colectivo. Cuando accedemos a la intuiciòn estamos accediendo a toda esa información, estamos accediendo a llaves que nos permiten abrir libros internos llenos de conocimientos y a través de los cuales podemos predecir e intuir ciertos acontecimientos que han sucedido en otros espacios o que se suceden en el presente sin estar presentes o  sucesos del futuro.

Y cuando se activa la premonición, no es que estemos viendo el futuro de forma aislada, estamos atando cabos, estamos hilando las conexiones internas de sensaciones, situaciones y percepciones vividas individualmente o colectivamente, que activan nuestra intuición para poder ver, sentir y prevenir ciertas situaciones presentes y futuras. Pero hemos perdido la conexiòn con nuestra intuición y no hacemos caso a lo que nos quiere decir, nuestros canales estàn llenos de estímulos externos y distracciones. Dejamos a un lado los mensajes que nos llegan, las sensaciones y las percepciones que se abren tratando de comunicarse con nosotros, y las dejamos pasar sin darles importancia.

Estoy convencida de que es posible desarrollar la capacidad de intuiciòn y consecuentemente de premonición a través de ciertas prácticas, tales como crear nuestros propios mandalas. Es así también importante acompañar esta disciplina con meditación u otras herramientas que fortalezcan y permitan profundizar los mensajes recibidos en los mandalas.

Los tres mandalas que les voy a compartir, nacieron en una semana los tres.  Al primero lo llamé: “Cruz de espadas” y fue realmente un mandala que salió desde mis profundidades, al crearlo sentí mucha fuerza y protecciòn en mí. Son cuatro espadas formando una cruz, espadas que protegen, que son tajantes, decididas y transformadoras en su color violeta. Esta cruz de espadas tiene un escudo en su centro, una rueda en movimiento es protegida por dos cìrculos internos con triángulos y soles adornando su contorno, energía solar presente con su determinaciòn, poder y  acción.

Círculo en cuadrado, cielo y tierra juntos en armonìal. Esta cruz de espadas está protegiendo cuatro corazones azules que están acogidos en bases blandas y cálidas, para mì era como si la espada estaba defendiendo y protegiendo mi Ser. En ese momento me hablaba de empezar a elegir todo aquello que resuene con mi Ser y empezar a filtrar lo que entra en mí (en mi casa, en mi templo, en mi vida).

Mandala IntuitivoCRUZ DE ESPADAS

Pasaron dos días después de crear este mandala, cuando empecè a moverme internamente y sentìa angustia sin razón evidente, dando vueltas como siempre decidì que lo mejor era crear un mandala para poder calmar esa angustia que tenìa. Fue muy extraño crearlo, venìan imágenes mìas constantemente y me recorrìa toda una energìa desconocida. Ultilicé acrílico, colores aquareables y marcadores gel metálico.

Comencé desde afuera hacia adentro, la verdad es que no tuve problema con crear la parte de afuera pero cuando llegó el tiempo de lo de adentro….me tomò tiempo digerirlo, sentirlo y crearlo. Cuando finalicé, me quedè en silencio observando, impactada, no podìa hablar……. era una mujer gritando…..era yo gritando, què grito es este?? Este grito que produce olas de movimiento, olas con diferentes matices, grito de dolor, grito de miedo??? Venìa la mente con respuestas, venìa el corazòn con las suyas y finalmente no quise darle tanta vuelta y  concluì que era el grio de mi Ser que pide ser tomado en cuenta, que pide vivir desde ahì, desde el Ser. Es por eso que lo llamè: ” El grito de la existencia del Ser”

EL GRITO DE LA EXISTENCIA DEL SER

Este mandala se quedó grabado en mì por los siguientes días, no podìa darle una explicaciòn racional, ni podìa intuir de qué se trataba este mandala tan diferente a los demás. Su imagen regresaba a mí una y otra vez, no me dejaba tranquila. Pasaron unos días y sentí cerrar este serie de tres mandalas, así que empecé a crear el siguiente. Lo hice con mucha fluidez, utlicé la técnica de zendalas en colores y fue muy relajante y creativo. Lo llamé “Buscando donde anidar”. Intuitivamente se formó un águila que llevaba en su pico un nido junto con una semilla y buscaba donde anidar. Debajo de ella hay varios paisajes entre los que se destaca uno que cuando lo ví, reconocí que se trataba de la ciudad de  Quito, tal cual, lo dibujé intuitivamente y ahí estaba……me preguntaba por qué Quito?? pero no tenía respuestas.

Mandala IntuitivoBUSCANDO DONDE ANIDAR

Tras la creación de estos tres mandalas, unos días después, mi esposo y yo fuimos asaltados. Una experiencia muy fuerte, muy impresionante, en donde uno se siente impotente y vulnerable ante cuatro hombres enmascarados y armados dentro de nuestro hogar, sin saber de lo que eran capaces. En los días después de este acontecimiento sin ninguna intención, la imagen del mandala del grito me venìa y me venía a visitar, era como si me quisiera decir algo, mejor dicho era como si me quiso advertir algo.  En mi proceso de sanación despuès de esta experiencia, mientras me encontraba en meditación, se me presentaron los tres mandalas.  Uno tras otro, en perfecto orden, meditaba con cada uno y podìa sentir su poder premonitorio y su secuencia tan clara de lo que habìa vivido.

Fue impresionante ver el primer mandala, un aviso de protegerse, de estar atentos, de alistar las espadas energèticas, etc. El segundo, el grito…….el impacto energètico, psicològico del evento, el miedo en el cuerpo, la vulnerabilidad, la ruptura del huevo energético del hogar, la inseguridad, la inestabilidad etc. El mandala del grito se acoplaba perfectamente a lo que sucediò. Era un aviso de que algo realmente fuerte iba a ocurrir y el mandala se encargada de confirmarlo apareciendo una y otra vez en mi mente.

El tercer mandala, Buscando donde anidar, tal cual, nos quedamos sin un lugar seguro, nos quedamos un poco en el aire sin sentir ya conexiòn con la casa, sin saber a donde ir. Pero el haber dibujado Quito no me decìa nada todavìa. Pasaron tres semanas y resultò que se abriò una oportunidad para ir a vivir en Quito, cuando lo supe, sí que se me puso carne de gallina los brazos, pues ahì estaba en el tercer mandala, estaba Quito.

Este darme cuenta, este descubrimiento, movió mucho en mi trabajo con mandalas, confieso que ya me habìa pasado una que otra vez, pero no le dí importancia, pero ahora era tan claro que no pude pasarlo por alto. Entonces vino la pregunta, cómo saber cuando un mandala es premonitorio??? Los mandalas te comunican lo que está pasando dentro de uno pero tambièn pueden darnos informaciòn premonitoria. Y es que la intuiciòn cuando aflora puede expandirse y acceder a mucha informaciòn.

La mejor manera de saber si hay mensajes premonitorios en nuestros mandalas, creo yo, hoy por hoy,  es, o bien ayudarse con las cartas o con la meditaciòn profunda de nuestros mandalas.

Con las cartas, cuando uno tiene la duda o la intuiciòn de que el mandala quiere decirnos algo màs o advertirnos algo, es mejor sacar una tirada de cartas que pueda aclarar si el mandala està hablando del futuro o no. Se conecta internamente, se hace la pregunta y se saca una carta, se puede con anterioridad determinar dos cartas que sean el “si” y  el “no”, en su preferencia arcanos mayores.

Con la meditación, se ubica el mandala a una distancia donde uno se sienta còmodo, a la altura de los ojos y empieza a meditarlo, recorriendo cada espacio. Con los espacios con los que nos cuesta relacionarnos, cerramos los ojos y sentimos y si somos visuales serìa importante rescatar las imàgenes que vienen para relacionarlo con el mandala, sintiendo cada imàgen en el cuerpo  y si es posible con las premoniciones que tenemos.

Estas son propuesta solamente, lo mejor y como siempre digo, es escuchar a nuestra intuiciòn y hacerlo de manera propia e intuitiva.

Luego de esta experiencia, he creado otros mandalas, ninguno como el mandala del grito. Los mandalas me han ayudado como siempre en mi proceso de sanación, sanando e integrando todo lo vivido y sanando tambièn todos los temas que se abrieron y se conectaron con los sucedido. Temas que estaban tapaditos y que se activaron para ser sanados.

Me viene… que si estos mandalas eran premonitorios de lo que iba a vivir, si los escuchaba y lo prevenía, cómo hubiera tenido la oportunidad de sanar temas pendientes, de mover la energìa parada, de tomar nuevas decisiones, etc?? Es decir, si una experiencia fuerte y dolorosa trae tanto aprendizaje, de què sirve evadirla o prevenirla a través de la premonición?? Si vivimos en un planeta Escuela y todo tiene su aprendizaje, debemos evitar ciertas situaciones “tarea” con la premoniciòn? Es necesario evadir ciertas situaciones fuertes en nuestra vida? y còmo entonces podemos seguir aprendiendo y evolucionando?

Vienen a mí ciertas interrogantes, pienso que toda situación trae su lección de vida, que mientras màs conscientes nos volvamos menos situaciones trágicas necesitamos vivir para dar Luz a lo pendiente por aprender en nosotros.

En fin….la vida sigue siendo un misterio, la vida en su constante movimiento, en su contracciòn y expansiòn, como un maestro que nos trae cada dìa situaciones necesarias para nuestro crecimiento interno, para nuestra evoluciòn.  Y es que los misterios son realmente para ser vividos y amados en toda su plenitud.

Por: Susana Guerini

” Es solo cuando se vive el misterio de la vida, cuando la alegrìa amanece”. Guruji