Regeneración

NACIDO EN ENERO DEL 2013.

SU NOMBRE: “REGENERACION”

Este mandala verde, me conectó con la naturaleza y con esa capacidad que tiene de generar y regenerarse continuamente y comprender que la muerte no es, que la Vida se revela cada instante con su constante cambio, con su constante expansión y contracción.

Este mandala simboliza esa energía de florecimiento que pulsa constantemente la Vida, donde nada muere y en donde todo se vá transformando para corregir todo error y toda deuda.

Desde mi última entrada ya hace 4 o 5 meses aproximadamente he estado viviendo un proceso profundo de transformación, integración y sanación. Dedicada enteramente a mi “regeneración” interna, a mi “nuevo nacimiento”, usando todas mis  herramientas según me dictaba mi intuición para poder entrar en mis sombras y poder, capa a capa, ir abrazándolas, haciendo Luz en ellas, integrándolas para obtener así más espacio para respirar, para vivir de una nueva manera, desde lo que YO SOY.

No ha sido fácil, han sido tiempos de incertidumbre pero también de sentirme en un maravilloso estado de Gracia. El proceso de regeneración sigue, cubriendo cada vez más, otras capas pendientes por sanar, ya no es tan intenso y tan duro pero sigo las indicaciones sabias de mi Alma que me habla a través de mi cuerpo físico para que me ocupe de lo que está todavía en las sombras.

La vida misma se encarga de presentarme situaciones donde me pone en frente los temas que necesito seguir integrando. Es verdaderamente un morir y nacer de nuevo, ir abandonando viejas estructuras, falsas culpas, viejos “personajes” que me sirvieron para sobrevivir, viejos conceptos, viejos miedos que estaban arraigados en mi memoria celular y que no sólo son míos sino de muchas generaciones y por ende de la humanidad misma. Miedo a la separación, al desamparo, al abandono, miedo a no ser valorada ni respetada por lo que Yo Soy, miedo a confiar, etc.

Sentir mi dolor, mis heridas, mis miedos más profundos y llorar….sentir los dolores de las heridas de los otros y llorar…sentir los dolores y heridas de la humanidad entera y llorar…

Vivimos una etapa gloriosa donde nuestra Alma ha decidido liberarse, ha decidio ya sanar para poder vivir una vida nueva. Son tiempos de COMPRENSION, porque solo a través del conocimiento, de la comprensión, podemos recuperar y reconstruir nuestra propia historia personal y llegar así a ser los héroes o heroínas de nuestro propio camino personal de transformación.

Sumérgete en tu interior, en el Ser que Eres,

allí donde la quietud es Absoluta.

Empezar a despertar a nuestro Maestro Interno e ir directament a través del cuerpo a esas partes excluídas que se alojan ahí y presionan y duelen. Relajar y abrazarlas y dejar que el Alma dirija el trabajo, sin controlar mentalmente, y así encontrar todo lo que está guardado en el baúl del inconsciente y que no nos deja caminar libremente. Amar cada parte oscura de nosotros, no separarla, no ignorarla, no taparla, no bloquearla, sino abrirse a lo que se necesita sanar de una manera consciente y amorosa.

Me ha sido muy útil también reconocer que no hay “sentimientos negativos”, que todos los sentimientos son válidos y que tras de ellos se esconden verdaderamente las Fuerzas del Alma que quieren activarse y vivir a través de nosotros.

El trabajo con Mandalas nos acerca a nuestro inconsciente y nos permite integrar todos los sentimientos que surgen a través de formas y colores. Por eso siento que esta herramienta liberadora nos libera de depender de otros y poder aplicarla en uno mismo cuando lo necesitemos, constituye un apoyo invalorable en nuestra metamorforsis.

Se oye hablar de “sacar”, de “eliminar”, “expulsar” esas “entidades” en nosotros que no nos dejan vivir, pero en realidad son parte nuestra y no necesitan excluirse como si fueran “negativas”. Estas partes nuestras están en nuestro inconsciente por alguna razón que debemos indagar y Comprender y sobretodo debemos amarlas pues forman parte de lo que somos.

Estoy convencida de que nada sirve tapar y tapar estas partes o ir donde un “chaman” a que nos “limpie” y nos saque “esto” que no nos permite estar en paz. Es necesario dar la cara al “lobo” y tratarle con cariño, con Amor y así reconciliarnos internamente. Debemos asumirnos y responsabilizarnos por nuestro crecimiento interno y dejar de dar poder a terceros que se benefician de nuestra ignorancia.

enfrentando mis miedos

Animo a todos quienes se encuentran en esta época de plena metamorfosis, a llenarlos de Confianza en su propio proceso de liberación, Confianza en la vida, en la Perfección de todo cuanto Es y en nuestra Sabiduría Interior,  cada uno a su propio ritmo y usando sus propias herramientas liberadoras.

Susana Guerini

“En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de nuevo,

no puede ver el Reino de Dios.”

(Juan, 3, 3-7):