Cuando acompaño a personas en sesiones individuales de Mandala-Terapia me entrego a su ritmo y movimiento propio. No sirven ni procedimientos estructurados ni secuencias rígidas para acompañar el proceso sanador con mandalas.

Me mantengo receptiva, escucho mi intuición y pongo en marcha mi creatividad para saber qué técnicas usar en la creación de mandalas, qué tipo de meditación es necesaria en ese momento, qué ejercicios corporales, cuándo seguir, cuándo esperar, cuándo dar retroalimento, cuándo callar.

Sigue leyendo