Category: el proceso de creación


IMG_1179

Este es mi nuevo mandala, el recién nacido, su nombre: Aquí Soy y Estoy”

Este mandala lo empecé a crear en la última clase del taller que dicté sobre Sentimientos y Mandalas, fue tanta la inspiración y la profundidad en la que se movía el círculo que me impulsó a crear este mandala tan poderoso y tan exacto a mi situación interna actual. Para mí refleja ese estado de empoderamiento, de fortaleza y coraje que vivo ante las situaciones desafiantes en que hoy por hoy me encuentro viviendo. Sigue leyendo

Cuando acompaño a personas en sesiones individuales de Mandala-Terapia me entrego a su ritmo y movimiento propio. No sirven ni procedimientos estructurados ni secuencias rígidas para acompañar el proceso sanador con mandalas.

Me mantengo receptiva, escucho mi intuición y pongo en marcha mi creatividad para saber qué técnicas usar en la creación de mandalas, qué tipo de meditación es necesaria en ese momento, qué ejercicios corporales, cuándo seguir, cuándo esperar, cuándo dar retroalimento, cuándo callar.

Sigue leyendo

En esta época de mi vida, viviendo fuera de mi país, he sentido la necesidad de retomar mi práctica de crear mandalas de una manera más constante. Esta vez he querido acompañar el proceso creativo con una pequeña reflexión sobre lo que me dice mi mandala, sobre lo que me dicen las formas y colores de mí misma.

Estoy experimientado la creación de mandalas con la mano izquierda. Combino la mano dominante (derecha) con la izquierda. Los trazos y formas que se dan con la mano izquierda provienen del inconsciente, de la parte desconocida. He podido en estos trazos comprobar la cantidad de figuras y formas que aparecen espontáneamente dejando fluir la mano izquierda. Luego con la mano derecha, la que puede apoyar con recursos, cuando siento hacerlo, completo las figuras que están escondidas, dándoles más forma y cooperando para que afloren los significados.

Sigue leyendo

Jung cada mañana elaboraba un mandala para comprender sus propios procesos psíquicos e interpretar sus sueños. El estaba convencido de que el ámbito de los sueños reflejaba la riqueza y la complejidad del inconsciente personal y colectivo. Jung opinaba que la psique es un organismo de autorregulación en el que las actitudes conscientes son propensas a ser compensadas por el inconsciente (dentro del sueño).

En nuestros sueños ya estamos proyectando contenidos inconscientes que necesitan moverse para ordenarse y para que nuestra fragmentación en el estado de vigilia pueda juntarse y completarse en estados de sueño. Para mí, en los sueños seguimos procesando aquello que ha estado pendiente o que despiertos no hemos podido integrar.  Así mismo en nuestros mandalas personales también estamos proyectando lo que hemos llevado a la sombra para poder sobrevivir. Dos herramientas que nos dan mucha información sobre lo oculto en nosotros y la posibilidad de accederlo para llevarlo a la consciencia.

Sigue leyendo

Los cuatro pilares básicos del método “Mandala Intuitivo” se caracterizan por no ser lineales ni estáticos sino más bien son como flujos energéticos que continuamente están expresándose durante las sesiones de “Mandala Intuitivo”. Son como cuatro ríos que giran celebrando el re-encuentro, celebrando la vida.

Los cuatro pilares que conforman el trabajo del “Mandala Intuitivo” son:

-Ritual,

-Conexión,

-Creación e

-Integración

DSC00548

No tienen un orden específico pues ocurren circularmente conteniendo el espacio mandálico. Se los podría comparar también con cuatro partes de una rueda que giran constantemente de manera armónica y equilibrada. Esta rueda se vá articulando como un recorrido de auto-exploración, un viaje hacia la búsqueda del Yo auténtico, un círculo de exploración individual y grupal.

“Mandala Intuitivo” es un RITUAL  porque es un espacio sagrado, un círculo sagrado que se basa en un conjunto de prácticas establecidas que se van adaptando de acuerdo a las energías y movimientos de las participantes. En “Mandala Intuitivo” tenemos unos rituales específicos que ayudan a profundizar la conexión con uno mismo. Todo lo que acontece en cada sesión está lleno de significado simbólico.

“Mandala Intuitivo” es CONEXIÓN porque permite la comunicación con uno mismo a través de nuestros mandalas y la comunicación con los demás. Como la rueda de los cuatro pilares está en movimiento, todo se conecta y todo encuentra una inter-relación llena de muchos aprendizajes y significados. La conexión empieza a surgir espontáneamente sin forzar sino más bien soltando la necesidad de controlar y juzgar. En “Mandala Intuitivo” estamos buscando una conexión, un contacto íntimo con nuestro Ser Esencial, con nuestra Fuente de Energía.

“Mandala Intuitivo” es CREACIÓN, es dar a luz, dar existencia, a través de formas y colores, a nosotros mismos como estamos en ese momento. Es creación con creatividad, imaginación e intuición, todas puestas en marcha para desarrollar nuestros dones desactivados. Es creación porque es algo inédito, algo único, original e individual, nunca antes visto o conscientizado. En el proceso de creación se movilizan las fuerzas internas y los recursos que tenemos como seres humanos. Aquí la creación personal de mandalas es primordial, creamos nuestros propios mandalas sin plantillas hechas por otros, somos creadores por excelencia y tenemos la capacidad de crear sin límites.

“Mandala Intuitivo” es INTEGRACIÓN porque durante el proceso incluye a las partes excluídas, olvidadas, encapsuladas de nosotros mismos. Se pasa a formar parte de un todo, como cada aspecto de nuestro mandala es contenido por el círculo, cada compartir del otro se incluye y se acoge dentro del círculo de compartir y cada aspecto de sombra en nosotros es contenido, abrazado por el Todo mandálico. Todas nuestras partes fragmentadas pasan a unificarse y constituir un Todo.

El método “Mandala Intuitivo”, nos permite ahondar en los sentimientos más guardados, explorar nuestros propios límites, sobrepasarlos con nuestra creatividad, dialogar con lo alienado y con lo que duele para así emprender un viaje de retorno a los orígenes y finalmente regresar para contarlo de una manera más integrada.

Por: Susana Guerini

*Artículo protegido por el Registro de Propiedad Intelectual, se prohibe su copia total o parcial sin mencionar mi autoría.

mandalas con bebes 4

Siempre es bueno probar “Mandala Intuitivo” en diferentes contextos y grupos de gente viviendo situaciones similares. Recibí la propuesta de hacer un taller de “Mandala Intuitivo” con mamás jóvenes con sus bebés. En ese momento resonaba la propuesta con lo que estaba trabajando en mí misma, sanando el tema del nacimiento y de la primera infancia. Así que muy conectada con el tema intuitivamente me preparé para el grupo de madres jóvenes con sus angelitos.  En un principio pensé qué iba hacer con tantos bebés especialmente si uno empezaba a llorar… todos iban a llorar también!!!!. Nunca había trabajado con un círculo de mamás con bebés, así que tenía cierta duda si iba a fluir o no.

mandalas con bebes1

Pero fue una sorpresa para mí ver cómo los bebés participaban energéticamente del trabajo y se beneficiaban del compartir. La maravilla del círculo mandálico es que acoge y contiene y tanto mamás y bebés se sentían acogidos por lo que todo fluyó con armonía y entrega. Las mamás se sintieron libres y tranquilas pudiendo amamantar a sus bebés cuando necesitaban, acomodarlos a un lado para dormir o simplemente estaban en sus piernas participando a su manera. Cabe resaltar también lo importante que es trabajar en el suelo en un círculo, así las participantes se pueden acomodar libremente, porque el cuerpo mientras creamos mandalas intuitivamente también cambia de movimiento, necesita moverse, acomodarse, ubicarse, centrarse, alinearse, es parte del proceso de creación. Muy distinto a otros talleres de mandalas donde se sientan en sillas y sobre una mesa se ponen a pintar mandalas. La creación de nuestros mandalas en talleres de “Mandala Intuitivo”, incluye movimiento en todos los cuerpos por eso en este caso con los bebés resultó más que ideal este formato como pueden ver en las fotos.

mandalas con bebes 2

El gran beneficio de este círculo es que se abrió un espacio para compartir las mismas dudas, los miedos, las experiencias de mamás, sus dolores, su cansancio, sus alegrías, pudiendo así sentirse identificada con otras y obteniendo respuestas a muchas preguntas a través de las otras. Los bebés indudablemente se relajaron, unos se quedaron dormidos. El efecto que tiene para el bebé oir a su mamá expresarse desde lo más profundo es de mucho alivio pues ya no tiene que cargar con todas las emociones no expresadas de su mamá. El bebé y la mamá son una sola burbuja por lo que todo lo que la mamá siente, siente el bebé y muchas veces se dá el caso de que el bebé en su consciencia carga con lo que no le corresponde, con un amor ciego a su mamá. Todo trabajo interno que haga una mujer mamá beneficiará indudablemente a su bebé.

“LA MEJOR HERENCIA DE UNA MADRE A UNA HIJA ES HABERSE SANADO COMO MUJER” Christiane Northrup

mandalas con bebes3 mandalas con bebes 6

Me gustó mucho el trabajo con mamás y sus bebés, siento que es primordial empezar a tomar consciencia de los propios procesos mientras se está embarazada y cuando se tiene al bebé. Son épocas de grandes oportunidades para poder sanar lo propio. En esta etapa todo lo nuestro se activa, así que tenemos ese gran chance de dar la bienvenida a lo que sentimos y con lo que conectamos para poder sanar y despejar así el camino a nuestros hijos para que puedan vivir su propia vida.

mandalas con bebés

Honrando la VidaNacido en Junio del 2013.  Su nombre: “Honrando la Vida”

La creación de este mandala me tomó algún tiempo hasta integrar varios aspectos que se estaban moviendo en mi interno. Surgió desde afuera hacia adentro. Desde mis movimienos externos con todos los desafíos y con todos los sentimientos que emanaban desde ahí hasta la conexión con mi centro donde la vida misma se dá. Y en este proceso mandálico como en todos, es importante dar la bienvenida a todo lo que necesite moverse dentro, sin tapar, sin controlar, sin pelear, sino aprendiendo a fluir con Confianza eterna e infinita en que todo es perfecto tal y como es.

A través de la creación de este mandala pude conectarme con la existencia misma, con ese tejido sabio y armónico donde todo tiene su papel indispensable, donde tanto la luz como la sombra, la noche y el día, las risas y las lágrimas, las caídas y las levantadas, todo, todo tiene su sitio para que se pueda entretejer la vida con varios hilados porque si fuera todo dicha sería como tratar de tejer con un solo hilo y no se daría una trama.

Así introduciéndome en la creación de mi mandala con varios tonos, varias capas, varios niveles hasta llegar al centro, al floreSer desde donde se tiene finalmente la Visión y la Conexión con la fuerza de la existencia y sentirme inmensamente agradecida….. y honrar así la Vida.

Camino a la FuenteNacido en Julio del 2013. Su nombre: “Camino a la Fuente”

Este mandala surgió ante el pedido de un círculo de personas cuya finalidad es la de juntar saberes para servir a los demás en su camino interno.

Cuando se me pidió crear un mandala que represente la fuerza de este círculo, ese momento no sentí el impulso de crearlo ya que nunca había creado un mandala dedicado especialmente para alguien o para un grupo de personas. Luego de unos días sin pensarlo vino el impulso inicial y se dió este mandala.

Intuitivamente se fue expresando con colores y formas canalizando la energía del grupo. Una vez terminado lo presenté ante el grupo y fue puesto en el centro del círculo y pude observar y percibir cuánta fuerza de atracción poderosa tenía el mandala. Todos empezaron a sentirlo y a expresarse en torno a él por casi una hora, era como si el mandala dirigía la energía del círculo…fascinante!

La verdad es que este mandala tiene mucha fuerza y determinación y es realmente un reflejo de la energía del círculo.

Alma no encarnadaNacido en Julio del 2013.  Su nombre: “Alma no encarnada”

Este mandala es un regalo de la vida que no encarnó. Una flor cargadita de pétalos en medio de los cuatro ríos de la eternidad donde se une el cielo y la tierra.

Así mismo hay cuatro “cierres” para mí que simbolizan las heridas que se están cerrando y lágrimas de color celeste y amarillo que simbolizan la tristeza que está siendo integrada.

Tiempo sin tiempo, Almas que encarnan y otras que no pero que permanecen vivas y conectadas en otros niveles. Al final… somos tod@s Uno y podemos relacionarnos y conectarnos en varias dimensiones, no hay separación, ni despedidas…. hay un Eterno Encuentro.

Susana Guerini

Su nombre:  “Sumergida en varias realidades”   Nacido en Junio del 2012

Hay momentos en la vida en que se nos presentan situaciones desafiantes con sus respectivas lecciones de Vida. Y si no aprendemos la primera vez la lección, vendrán una y otra vez y con más fuerza para poderlas aprender y sanar. Cada desafío se presenta de diferentes maneras y pide diferentes formas de integrarlo. Si uno tiene el privilegio de poseer herramientas que ayudan a sanar, como la de los mandalas u otras más, hay que usarlas, ponerlas en práctica en beneficio de uno y de los demás. Este primer mandala fue el inicio de un proceso de sanación emocional muy profundo. Y como es el primer paso que se expresa en formas y colores se asemeja a varias realidades, varios temas que están entretejidos y presentes en el interno y que piden ser descubiertos. Capas de pensamientos, capas de sentimientos, capas de sensaciones físicas que se mueven para poder entrar en un Orden Sanador.

Su nombre:  “La Visionaria”   Nacido en Julio del 2012

La visión interna surge con fuerza en este segundo mandala, y es que luego de estar sumergida en varias realidades viene la claridad. Me conecto nuevamente con mi Alma y viene la visión profunda de lo verdaderamente importante para la misión del alma. Empiezo a “ver”, a comprender y sentir lo esencial. Desaparecen los mundos externos, los pensamientos mecánicos, los hábitos no propios, los valores superfluos…la separatidad. Con una visión centrada y sagrada uno puede acceder a la Verdad y a la Unidad. Este mandala me proporcionó la claridad y la visión que necesitaba dentro de mi proceso de sanación.

Su nombre:   “La Fuerza de la Vida”   Nacido en Julio del 2012

En este tercer mandala, parte del proceso interno sanador, viene la fuerza interna de la vida misma. Esa fuerza que nos hace levantarnos después de las cáidas, esa fuerza presente en cada paso de nuestro camino que nos alienta a seguir, a resurgir de las cenizas. Con este mandala sentí esa fuerza en mí de vivir, esa fuerza de existencia presente en toda la naturaleza de seguir creciendo, seguir germinando, seguir dando, seguir ofreciéndose, seguir viviendo. Es el Alma, el Ser que llenos de impulso divino nos dán la mano para seguir nuestro camino pero siempre mejor, siempre con más consciencia y con más amor. Este mandala es un símbolo para mí del movimiento amoroso y sagrado que tiene la vida.

Su nombre:  “Vivir desde el corazón”    Nacido en Julio del 2012

Este cuarto mandala es la culminación de mi proceso personal. El corazón inmaculado en el centro sagrado donde se une el cielo y la tierra, la vida y la muerte, el pasado y el futuro. Abrir mi corazón fue un proceso de integración de capas ocultas y desconocidas en mí. Estas partes que las había excluído quitaban espacio a mi alma para poder sentir. Una vez integradas estas partes, el corazón tiene más espacio para amar la vida con un corazón abierto en Unidad y Orden. Este mandala me proporcionó una alegría profunda, una conexión sagrada e íntima con mi Ser, una fortaleza y una decisión de vivir siempre desde el Amor y desde la Consciencia.

Estos cuatro mandalas son los testigos de mi proceso personal de sanación. Muchas de las veces necesitamos crear dos, tres, cuatro o cinco mandalas para cerrar nuestros procesos. Casi siempre el primero o los primeros vienen “cerrados”, pero a medida que seguimos moviéndonos internamente surge la necesidad de crear más mandalas y los primeros se van desvelando, se van aclarando, tomando forma, ordenándonos internamente. Uno siente cuándo se cierra el proceso y cuál ya es el último mandala de la serie. Es un camino muy hermoso de auto-descubrimiento y de muchas satisfacciones y de contentamientos internos.

Así que los animo a entregarse en sus procesos mandálicos, de cerrarlos con varios mandalas y sentir el beneficio enorme de sentirse luego más livianos, más ligeros de “equipaje” y con más fuerza para continuar el camino.

Susana Guerini

Nacido en Junio del 2011       Su nombre: “El gran teatro de la Vida”

Cuando empecé a crear este mandala, jamás se me ocurrió dibujar un payaso! Mi mente estaba con la idea de crear formas geométricas grandes para explayarme con los colores. Un diseño ya me venía a la mente antes de empezar la creación pero no hay nada que hacer, en el Mandala Intuitivo lo que la mente quiere es una cosa,  y lo que quiere expresar el interno, es otra. Y es que uno no puede entrar a la creación de mandalas mentalmente o “preparado”, uno no puede engañar al inconsciente que quiere expresarse a través de formas y colores. Así cuando estaba uniendo las líneas de mi mandala, paso a paso me fui dando cuenta que estaba creando un payaso…..un payaso que llora….jamás lo hubiera pensado.

Cuando ví mi creación fue como mirar claramente mi proceso reflejado en el papel. Me conectó con los payasos y con el disgusto que me producían verlos cuando era pequeña. Me asustaban, me producían repugnancia y es que sabía el poder que tenían tras las máscaras, sabía que la máscara era su protección para poder hacer lo que querían y hasta se “hacían los graciosos” que para mí no tenían nada de gracioso.  Ya años más tarde, diez o quince años, tuve en cambio una atracción por las máscaras, por los payasos y empecé a comprar payasos y máscaras de cerámica para decorar mi casa.  Después de eso no recuerdo haber tenido ninguna conexión con las máscaras o los payasos. Han pasado de eso unos 15 o 18 años y ahora me encuentro un payaso en mi mandala.

Al iniciar una meditación con mi mandala pude relacionarme con mi tristeza, tras toda esa pompa de adornos ridículos y coloridos está ese Ser con su tristeza, estoy yo con mi tristeza. Realmente fue muy conmovedor sentirme ahí, cargada de tantos adornos hasta velas encendidas en mi cabeza!! Sentí cómo desde pequeñ@s nos imponen tanto la sociedad como nuestros padres, “vestuarios” y “etiquetas” y nosotros adoptamos la careta que nos ponen desde pequeños y así crecemos siendo los “tímidos”,  los “desordenados”, los “especiales”, los “lindos”, los “narizones”, los “gruñones”, etc, etc. Nos encuadran en uno o dos calificativos y creemos realmente que ESO SOMOS!  Tarea difícil cumplir con el personaje todo el tiempo no? y cargando con eso durante toda nuestra vida e influenciando en todas nuestras relaciones?? qué tal??

Máscaras en la infancia, máscaras en la adolesencia, máscaras en la juventud, en la edad adulta como la máscara de la hija perfecta, de la mejor madre, de la inigualable esposa y hasta la máscara de la gran gurú espiritual!! Sí amig@s hasta máscaras espirituales nos ponemos cuando empezamos este camino. Recuerdo bien mi máscara de “Madre Teresa”, ayudando a todo el mundo, siendo la más buena de todas las espirituales, sacrificando mi tiempo, desapegándome de todo.. hasta de mis propias responsabililidades y necesidades propias como ser humano. Usé algún tiempo esta máscara y creo que todos algún rato la usamos y cuánto tema interno hay detrás ufff!! Cuánto se esconde detrás de esa máscara…muchísimo! pero eso sí muy aplaudidad y aclamada por los demás, no me puedo quejar jaja.

Y cuándo es que podemos realmente ser y expresarnos auténticamente?? La verdad es que tenemos toda la libertad de hacerlo pero qué difícil es hacerlo cuando hay todo un engranaje afuera que impide y a veces hasta boycotea el que podamos Ser nosotros mismos? Tenemos que ser grandes artistas en esta vida durmiente para poder interpretar tantos personajes creados por nosotros mismos para poder sobrevivir, sentirnos amados y respetados, pertenecer y sentirnos bienvenidos. Tener que hacer todos estos malabares cuando todos estos derechos deberían ser inherentes al Ser, deberíamos ser recibidos en este planeta con respeto y amor, deberíamos tener igualdad de derechos, deberíamos tener el derecho de expresarnos autenticamente y poder relacionarnos auténticamente con los demás. Pero lamentablemente esto está en extinción, cada vez más son menos  las oportunidades que tenemos de Ser y cada vez más se encuentran menos espacios para poder expresar lo que sentimos y compartir nuestros anhelos del alma. Y es que el poder del Ser es un riesgo para un sistema manipulador e hipnotizador en el que todavía nos movemos. No les ha pasado que salen a re-unirse con sus compañeras o amigas y terminan en una “re-unión” donde el tema de conversación es el ùltimo modelo de auto que tiene la fulanita, o el chisme del matrimonio de tal o cual, o de tantas cosas superficiales que le dejan a uno vacío?? Y tú qué tal? Yo muy bien y tú? Yo también muy bien.  Qué de auténtico tienen nuestros encuentros? Cuántos encuentros realmente se convierten en “encuentros amigables” donde se sigue el hilo de la conversación hueca y monótona sin aportar nada al enriquecimiento interno de todos??

Y así lamentablemente terminamos haciéndonos estas preguntas:

¿Para qué insistir en luchar por ser uno mismo cuando a nadie parece importarle?

¿Para qué creer que uno está en el lugar adecuado para expresarse libremente cuando nadie tiene consciencia de lo que es ser auténtico?

¿ Para qué sirve creer que uno encontró la situación y el momento adecuado de abrir su corazón cuando todos “duermen”?

Hay muchas cosas que la gente no entiende, es por ello que mostrar el sentir verdadero es algo muy peligroso. La vida es igual a una obra de teatro en donde cada uno tiene un papel, un rol diferente y también una máscara diferente. Cada persona juega su papel y para esto cubre su persona bajo una máscara que puede ser grande o pequeña dependiendo de lo que la persona decida mostrar de si misma, de su verdadero pensar, de su auténtico sentir.
Y es que sucede muchísimas veces que si la gente vé a alguien llorar y expresar sus emociones, lo llaman débil y lo callan.
Si alguien trata de expresar su sentir y pensar por algo muy personal que le pasó, aun así tarde o temprano se le terminará juzgándolo apartándose realmente del  dolor de esa persona.
Si alguien actúa llevado por sus impulsos y su creatividad original en todo momento se le tachará seguro de loco e igualmente de inapropiado al momento o circunstancia. Y cuando uno habla de su vida y de su alegría, podría llevarse encima envidias o darse cuenta que realmente a nadie le importa.

Qué triste es tener que llevar máscaras y saber que uno encuentra en el otro a otras máscaras. Y es que en todos estos casos y más, usar mascaras se convierte en una necesidad. Ocultar el verdadero yo para mostrar una persona. Qué ironía que precisamente la palabra “persona” tenga sus raíces en el griego y significa “máscara”.

La educación, la sociedad, el trabajo, la conveniencia y hasta la astucia son factores que determinan los diferentes colores y matices de las máscaras que usamos. La máscara está condicionada por lo que aprendemos del mundo externo y sus exigencias para poder desenvolverse en él. Cómo debe uno “comportarse” en sociedad, en la mesa, en el trabajo, en la familia para no salirse de contexto.

Las frustraciones, la vergüenza, la ira, la tristeza y decepciones. Ellos también pintan las máscaras que usamos. Todo aquello que es mejor callar, todo aquello que otros no podrían entender, todo aquello que otros podrían usar en contra de uno mismo para aprovecharse, todo aquello que uno aprende para defenderse y ser astuto.

Me pregunto cómo hemos desarrollado tantos personajes, tantas máscaras, còmo podemos vivir así? Y es que ya se ha vuelto un modus-operandis? Mirando a mi mandala me pregunto cuándo he podido ser yo misma, cuántas oportunidades he tenido en mi vida  para expresar lo que siento, para ser màs auténtica?  Realmente muy pocas… y las pocas veces que he tenido esa oportunidad ha venido luego el látigo, la crítica, el juicio hasta acallarme. Y viene un nuevo reto, el de ser creativa y seguir en este mundo durmiente que todavía se dá, pero no pertenecer a él, moverse en la vorágine del sistema pero ser más astuta y no ser una esclava sino quien controla y determina conscientemente lo que sucede sin claudicar a la inercia.

Pienso que las máscaras son verdaderas herramientas útiles y necesarias para poder sobrevivir en un mundo inhumano y anti natural en el que vivimos, si no las usaríamos estaríamos perdidos, en la cárcel o encerrados en un manicomio porque así de contradictorio es el mundo en que vivimos. De ahí la importancia de encontrar espacios y gente con la que uno realmente pueda Ser, pueda expresarse y compartir auténticamente, eso es un tesoro y una bendición. Seres con los que se pueda mostrar la verdadera cara, reir, llorar, desahogarse, pedir ayuda, tomar fuerzas antes de volver a ocultar el verdadero Yo. Personas maravillosas con quienes uno está segura del rostro propio y no se incomoda del rostro de los demás, amig@s-herman@s que dan fuerza para poder volver a ponerse la careta……. una vez más.

Susana Guerini

“Aprendiendo a fluir como el agua”

Como buena mandalera que soy, siempre estoy atenta a productos nuevos o diferentes para crear mandalas y como siempre sigo mi intuición para comprar cualquier papel, color, o materiales que aparezcan a mi vista.

Hace poco tuve la oportunidad de encontrar colores nuevos en una tienda especializada, me llamaron la atención desde el principio, los compré y decidí probarlos. Estos colores se llaman “lapices de tinta” y se diluyen con el agua al igual que los acuareables. Bueno les cuento que he disfrutado tanto usándolos y experimentándolos que parecía una niña con sus colores nuevos!!

Estos colores tienen mucha nitidez, son cremosos y al usarlos se esparcen generosamente y suavemente. Y cuando llega el agua se expanden sutilmente revelando colores brillantes y profundos a la vez. El resultado es una creación con más fuerza, con más brillo y más nitidez, realmente recomendables!

Cuando empecé a trabajar con estos colores, estaba suelta, fluida como niña sin expectativas solo disfrutando la calidad del momento. Con cada pincelada se desvelava una energía de color nueva y el asombro mío crecía ante esto, así que a cada momento me podían oir decir “hoooo”,  “haaaaa”, “wowwww”.

Además del disfrute del momento, el agua al conjugarse con el color me trajo muchos mensajes. La gente a veces tiende a buscar los significados de los colores y las formas en libros o que les diga alguien, yo siempre insisto en que cada uno debe encontrar su propio significado, el que le venga bien en ese momento de vida. Así mismo los significados o mensajes no vienen necesariamente de las figuras, formas y colores que se emplean sino que tambièn vienen en el mismo proceso de creación.

La fuerza que se emplea en utilizar los colores por ejemplo ya nos dice algo, cómo me relaciono con el agua también dice mucho, si utilizo marcador negro para los bordes también significa algo, si dilato el pintar el centro de mi mandala, también nos está diciendo algo, etc.

Es decir hay mensaje y significado en todo momento del proceso, uno tiene que estar atenta a todos los detalles que podamos observar. Por eso la importancia de ir desarrollando la “mirada que mira” mientras vamos creando nuestros mandalas.

Cuando iba pintando con agua en mi mandala me dí cuenta que con el agua hay que siempre ir hacia adelante, avanzar con el agua por todos los rincones tanto estrechos como amplios para que todo quede bien regado y uniforme. Que cuando quería retroceder con el pincel en el agua no servía, no puedes dar marcha atrás con el agua porque pierde su autenticidad, tampoco quedarse en el mismo sitio dándole y dándole con el pincel pues se distorciona el color y hasta se puede dañar el papel. Que es importante poner la cantidad exacta de agua para poder fluir armónicamente, ni más ni menos. Pues con mucha agua se pierde el color y con poca agua no fluye el color.

Lo mismo en la vida, uno no puede estar todo el tiempo añorando el pasado o sufriendo por lo que vivimos en el pasado porque terminamos haciéndonos mucho daño.  La vida es como el agua y uno tiene que aprende a fluir con ella, ir siempre adelante experimentando situaciones nuevas con todo lo que traigan, sin retroceder. Fluir y caminar por la vida en Balance y con Justicia: “A cada uno lo suyo ni más ni menos”

El agua estancada se pudre, la inercia y la rutina hacen que nos estanquemos y no evolucionemos. Qué difícil se nos hace muchas veces dejarnos fluir con la vida, estamos acostumbrados a planificar, a controlar, a poseer, que cuando no lo podemos, entramos en frustraciones y depresiones. Creo que la cualidad más sobresaliente del agua es su capacidad de ADAPTACION, y esa cualidad es la que debemos practicar constantemente para poder avanzar libremente en nuestras vidas.

Ya ven, este gran mensaje recibí mientras pintaba con estos colores y como siempre me vino como anillo al dedo!!

Los animo a que encuentren sus propios significados a lo largo de todo el proceso de creación de sus propios mandalas!!

Susana Guerini