Category: imaginación


Hace un par de semanas finalizó el grupo continuo de auto-conocimiento Mandala Intuitivo. Fue un trabajo intensivo de dos meses donde estuvimos en círculo creando mandalas intuitivamente y con propósitos terapeuticos definidos. Un círculo con un movimiento profundo hacia adentro y sostenido y contenido con la magia que tiene el mandala personal y grupal.

Dentro de este tiempo circular estuvimos abordando la meditación con nuestros propios mandalas. Una vez creados los mandalas personales con todos los rituales de Mandala Intuitivo, por turnos, cada alumna se adentró en su creación y recorrió todos los espacios propios, reconociéndolos, sintiéndolos y conscientizándolos. Apoyadas en el poder del círculo, en el sostenimientos del espacio donde nos sentimos a salvo. Yo acompaño a cada alumna en su proceso utlizando todos los recursos y asegurándome de que caminen a su ritmo y que lo que se tope quede integrado. Cada una tiene su propio tiempo, su propia manera de acercarse a su sombra, es algo que honro y respeto profundamente en el trabajo con Mandala Intuitivo. Acompaño y permito que se manifieste el maestro interno de cada una sin interpretar sus mandalas, sin dar consejos no solicitados y sin sermones. Es como acompañar a un niño a aprender a caminar, no puedes forzarlo a que salga caminando, no puedes empujarlo, sermonearlo, no puedes forzar. Habrá veces que avance, otras que retroceda, unas que se canse y se siente y otras que logre dar pasos hacia adelante. Yo estoy con mis alumnas acompañándolas incondicionalmente cuando avanzan, cuando deciden retroceder y también cuando deciden parar y descansar. Es un profundo acto de entrega, de escucha, de respeto, de verdadero acompañamiento.

En mi experiencia personal y con todas mis alumnas, la meditación con los propios mandalas es clave para obtener información del inconciente, es un trabajo muy revelador donde nos podemos conectar directamente con lo guardado y con los sentimientos que están presentes todavía en el cuerpo y que nos comunican claramente lo que nos pasó.

Estuvimos también creando mandalas con pintura de dedos y con los ojos cerrados. Escogiendo dos colores elegidos intuitivamente y trabajando los dos hemisferios cerebrales a la vez para su auto-regulación. Activando creativamente la conjunción de las polaridades. En este trabajo ayuda mucho tener los ojos cerrados, no sirven las ideas de lo que “quiero hacer” o las expectativas de “cómo quiero que quede mi mandala”. Son momentos de pura rendición y de fluir con las sensaciones. Una experiencia muy liberadora y luego que abrimos los ojos para verlos, tuvimos muchos mensajes y respuestas en nuestros procesos.

También en este tiempo creamos Zendalas (mandala+zentangle). Para que la creación de zendalas tuviera un abordaje terapeútico más allá de la pura neuroplasticidad, concentración, relajación que por sí mismos tienen, trabajamos con preguntas específicas. Antes de la creación cada alumna intuitivamente sacó una pregunta del mandala central, todas las preguntas empezaban con la palabra “¿Qué…..?” Luego inciamos la creación del zendala conectadas con la pregunta y el tema que empezó a moverse. Una vez que terminamos, vino la pregunta “¿Cómo…?”. Así la creación del zendala activó la parte creativa en nosotros y se pudo obtener luego muchas formas e ideas creativas para llevar a la acción pasos concretos para cambiar actitudes y patrones que nos estaban limitando.

Parte de este intensivo fue la creación de los mandalas con los mensajes de la Buena Madre para la auto-sanación y las relaciones. Iniciamos este trabajo conectándonos con la niña interior. Hicimos trabajo corporal acompañado con rondas y juegos que cada una se acordaba que jugaba cuando era niña. Reímos, saltamos, corrimos, cantamos, jugamos, compartiendo ese tiempo de niñas. Luego entramos a la creación de nuestros mandalas escogiendo el o los mensajes de la Buena Madre que resonaban en cada una ese momento. Fue muy conmovedor verlas trabajar con ese espíritu inocente y alegre que había despertado y luego de finalizar sentir esa corriente de energía que corría en sus cuerpos, con los ojos brillantes, con una sonrisa en sus caras y también con lágrimas al poder conectarse también con el miedo que sintieron cuando eran niñas. Para mí  fue un hermoso proceso lleno de satisfacción interna de confirmar lo poderoso y sanador que es Mandala Intuitivo.

Creamos el Mandala de la Gratitud en este tiempo circular y espiral a la vez. Para esta creación utlizamos la técnica collage. Tuvieron varios días para hacer el ejercicio de hacer una lista de agradecimientos cada día. Luego al momento de crear el mandala, tuvieron que escoger hasta cuatro situaciones, personas o cosas más importantes de la lista para poder plasmarlo creativa y amorosamente en el mandala. Cada alumna trajo para este fin material para ponerlo en el mandala central y formar primero un mandala grupal del agradecimiento. Al crearlo todas a la vez y luego al finalizarlo, contemplarlo y sentirlo, no teníamos palabras para expresar la fuerza energética que nos brindaba el mandala grupal. Simplemente nos quedamos en silencio sólo sintiendo y vibrando. Posteriormente iniciamos la creación personal utilizando intuitivamente los materiales del mandala central.

Cerramos este círculo tan enriquecedor para todas haciendo un intercambio de mandalas con el tema de “Mandaleras Secretas”. Con mucho amor y dedicación elaboraron mandalas para sus mandaleras secretas con ofrecimientos y agradecimientos. Todas nos emocionamos mucho, hubieron lágrimas, risas, corazones abiertos y sobretodo agradecidos con todo lo que recibimos del Mandala Intuitivo en este tiempo importante para nuestras Almas.

Algunos de los testimonios de mis alumnas:

” Una sorpresa, un encuentro conmigo mismo a través del arte y el diseño que es algo que me apasiona. Me sorprendió como herramienta, fui cada clase aprendiendo y emocionandome con las cosas que salían. Guardaré esta información en el corazón, espero usarla mucho y agradecerte por tu afecto y tu acompañamiento durante todo el proceso.” Male

“Para mí ha sido un hermoso proceso de compartir, de escuchar, de aceptar, de abrazarme y observar. De reir, de pintar, jugar, de abrir mi corazón, de sentirme apoyada, respetada, amada, escuchada. Un proceso de regresar a la sencillez y a la simplicidad de la vida de forma sutil y libre. Agradecida Susy por tu entrega, tu amor, tu paciencia.” Fer Buenaño

“Una experiencia enriquecedora, emocionante, intensa, reveladora, simplemente hermosa!” Sole León

“Cuando comencé este proceso fue con un poco de escepticismo. No entendía qué podría lograr en mí. Oh!! qué equivocada estaba, es una manera sutil de abrir y entender emociones y sentimientos. Es un espacio en el que he abierto mis miedos y mis sentimientos y he aprendido de todas algo valioso. El valor del círculo, de los mandalas y el grupo de mujeres ha sido un nuevo mundo para mí del que no quiero salir.” Gloria

Aquí les dejo dos videos con más fotos del curso intensivo como testimonio de todo lo vivido y aprendido. Gracias infinitas a la vida!!!

 

Siempre siento alegría y mucho agradecimiento al poder compartir con los demás lo que fueron las vivencias del taller Mandala Intuitivo. Les comparto un pase de diapositivas del taller que se dió Shakti gracias a la apertura generosa de Tatiana Buenaño quien ha experimentado ya los beneficios de vivenciar un taller de Mandala Intuitivo. SHAKTI fue el espacio físico y energético que acogió a este hermoso círculo de mujeres. Gracias por creer en esta hermosa herramienta!

Hemos disfrutado tanto el poder compartir auténticamente nuestras vivencias bajo el círculo acogedor e integrador del mandala. Cuando hay entrega y apertura del corazón desde un principio, la energía del círculo fluye sola y en constante movimiento sanador, es fascinante poder sentirlo!

Se usaron varias herramientas intuitivas que apoyaron este viaje mandálico de auto-conocimiento, el uso de distintos masos de cartas por ejemplo, ayudó mucho a tener respuestas más claras y a profundizar nuestros procesos internos. Hemos podido dar rienda suelta a nuestra creatividad e imaginación creando seis mandalas con diferentes motivos o propósitos. Y cada una se ha llevado una virtud o fuerza del Alma como regalo recibido de una compañera para sostenernos en los desafíos que se presenten en el camino de nuestras vidas.

Ha sido un honor para mí acompañar en sus procesos mandálicos de sanación e integración a este círculo de mujeres guerreras, mujeres valientes, mujeres poderosas, mujeres sabias. Las llevo en mi corazón a todas y a cada una con sus fuerzas y sus debilidades que son mías también.

La entrega de esta herramienta ha sido dada con Amor desde un Orden Divino, ahora es responsabilidad de cada una usarla en Servicio de sí mismo y por ende de la humanidad.

Susana Guerini

Es importante recalcar primeramente que todos somos potencialmente intuitivos y la capacidad intutitiva no es reservada tan solo a unos pocos. Se trata simplemente de una visión más amplia y profunda de nuestro mundo interno y consecuentemente del  mundo que nos rodea. Y es que la intuición irrumpe en la mente sin pasar por el filtro del análisis y la lógica. Esta percepción, una vez desarrollada, nos vá a permitir percibir la realidad de un modo más completo, de manera que vá a ser posible presentir sucesos, descubrir intenciones ocultas, evitar peligros e ir con más seguridad cuando se trata de tomar decisiones importantes en la vida. En el trabajo con la herramienta “Mandala Intuitivo” estamos descubriendo nuestra capacidad intuitiva y despertando ese sexto sentido que se llega a convertir  con el tiempo en nuestro fiel compañero. Uno de los padres de la psicología, Carl Gustav Jung, decía que la intuición es una de las cuatro funciones de la psique. La primera es la percepción; la segunda, el pensamiento; la tercera, el sentimiento y finalmente, en cuarto lugar, nos encontramos con la intuición. Esta última función le permite al individuo recordar y almacenar las experiencias vividas y le ayuda a orientarse para cumplir con su misión en la vida. También es importante señalar que la intuición procede directamente del inconsciente. Es decir, maneja datos que el individuo ha olvidado, reprimido o no tiene presentes todo el tiempo. El trabajar con el “Mandala Intutivo” nos ayuda a obtener más información oculta de nosotros, actualiza sentimientos guardados, experiencias traumáticas bloqueadas, sueños del Alma olvidados, recuerdos y heridas dolorosas que han sido guardadas sin integrar en alguna parte profunda de nuestros inconsciente. Y en este proceso intutitivo de liberación, el “círculo sagrado” como un contenedor amoroso y protector, sostiene, unifica, abraza lo que vamos re-descubriendo de nosotros mismos.

Liberando la creatividad

Si queremos tomar contacto con nuestro potencial intuitivo, debemos deshacernos de los mecanismos lógicos y racionales con que nos manejamos habitualmente. La intuición no se activa por medio de la razón sino de la imaginación, la creatividad, la capacidad de tomar caminos mentales nuevos, no convencionales. Es por esto que en los cursos de “Mandala Intuitivo” damos mucha importancia al vivir experiencias nuevas y creativas en cada clase, en cada mandala creado. La razón y la lógica pueden hacer su aparición en las dos primeras clases al tratar de racionalizar todo y también como un mecanismo de defensa ante lo desconocido. Pero si insistimos en querer razonarlo todo, difícilmente podremos conectarnos con nuestra intuición. Gradualmente el trabajo con esta herramienta hace que las personas se vayan rindiendo ante su propia creación, ante sí mismos. Activamos nuestra imaginación y nuestra creatividad mientras creando nuestros propios mandalas y estamos así desarrollando nuestra inteligencia intuitiva cuya sabiduría está basada en nuestras propias experiencias y no en conocimientos ajenos….y esa es la verdadera sabiduría!  Sólo a través de la imaginación y la creatividad es posible integrar armoniosamente la información, los deseos y los sentimientos. La intuición debe ser entrenada continuamente porque puede dormirse si uno no la está activando. Y mientras más se entrene uno, más confianza y seguridad tendrá en su propia intuición como una brújula interna que guiará nuestro camino. Al crear nuestros propios mandalas estamos entrenando nuestra capacidad intuitiva y mientras más entrenamos más expertos nos podemos volver.

Interpretando los mandalas

Cuando uno comienza el curso de “Mandala Intuitivo” es muy común que la lógica y la razón pidan automáticamente que se les dé interpretaciones y análisis lógicos y racionales de sus mandalas. Estamos acostumbrados desde pequeños a que nos digan qué hacer y qué no hacer y por qué, en la infancia, en la escuela y hasta en la universidad. Estuvimos todo el tiempo simplemente recibiendo lo externo sin activar nuestra propia creatividad y nuestra propia intuición. Pero con el “Mandala Intutivo” aprendemos a buscar intutitivamente en nuestro “libro interno” las interpretaciones que van con nosotros y con las que nos sentimos cómodos. El mandala creado por nosotros mismos es un reflejo de un proceso vivo por lo que al volverlo a contemplar luego de un tiempo se obtienen nuevas pistas, nuevas intuiciones. Cada persona tiene un vocabulario propio y único de significados, algunos permanecerán inalterados y otros cambiarán con el tiempo. Cada uno es un universo propio y único que ha vivido y está viviendo experiencias diferentes, por eso no usamos interpretaciones ajenas, externas y de masa. Escuchando a la intuición, cada uno encuentra su propia interpretación, la que hace vibrar su corazón y dice: ” si!! eso es!! Y así aprendemos a dejar la dependencia a que otros nos digan lo que nos pasa, a que nos den recetas mágicas y nos den interpretando nuestros mandalas. Activando la intuición con “Mandala Intuitivo” hace que nos empoderemos de nosotros mismos, de nuestra capacidad intuitiva y nos asumimos frente a lo que descubrimos, frente a nosotros mismos y a nuestras vidas. Esto hace que confiemos más en nosotros mismos fortaleciendo nuestra autoestima y así estar en la capacidad de  utilizar nuestra intuición sin dudar en decisiones importantes en nuestra vida.

Susana Guerini Protegido por Registro de Propiedad Intelectual