Category: intuición


Hace un par de semanas finalizó el grupo continuo de auto-conocimiento Mandala Intuitivo. Fue un trabajo intensivo de dos meses donde estuvimos en círculo creando mandalas intuitivamente y con propósitos terapeuticos definidos. Un círculo con un movimiento profundo hacia adentro y sostenido y contenido con la magia que tiene el mandala personal y grupal.

Dentro de este tiempo circular estuvimos abordando la meditación con nuestros propios mandalas. Una vez creados los mandalas personales con todos los rituales de Mandala Intuitivo, por turnos, cada alumna se adentró en su creación y recorrió todos los espacios propios, reconociéndolos, sintiéndolos y conscientizándolos. Apoyadas en el poder del círculo, en el sostenimientos del espacio donde nos sentimos a salvo. Yo acompaño a cada alumna en su proceso utlizando todos los recursos y asegurándome de que caminen a su ritmo y que lo que se tope quede integrado. Cada una tiene su propio tiempo, su propia manera de acercarse a su sombra, es algo que honro y respeto profundamente en el trabajo con Mandala Intuitivo. Acompaño y permito que se manifieste el maestro interno de cada una sin interpretar sus mandalas, sin dar consejos no solicitados y sin sermones. Es como acompañar a un niño a aprender a caminar, no puedes forzarlo a que salga caminando, no puedes empujarlo, sermonearlo, no puedes forzar. Habrá veces que avance, otras que retroceda, unas que se canse y se siente y otras que logre dar pasos hacia adelante. Yo estoy con mis alumnas acompañándolas incondicionalmente cuando avanzan, cuando deciden retroceder y también cuando deciden parar y descansar. Es un profundo acto de entrega, de escucha, de respeto, de verdadero acompañamiento.

En mi experiencia personal y con todas mis alumnas, la meditación con los propios mandalas es clave para obtener información del inconciente, es un trabajo muy revelador donde nos podemos conectar directamente con lo guardado y con los sentimientos que están presentes todavía en el cuerpo y que nos comunican claramente lo que nos pasó.

Estuvimos también creando mandalas con pintura de dedos y con los ojos cerrados. Escogiendo dos colores elegidos intuitivamente y trabajando los dos hemisferios cerebrales a la vez para su auto-regulación. Activando creativamente la conjunción de las polaridades. En este trabajo ayuda mucho tener los ojos cerrados, no sirven las ideas de lo que “quiero hacer” o las expectativas de “cómo quiero que quede mi mandala”. Son momentos de pura rendición y de fluir con las sensaciones. Una experiencia muy liberadora y luego que abrimos los ojos para verlos, tuvimos muchos mensajes y respuestas en nuestros procesos.

También en este tiempo creamos Zendalas (mandala+zentangle). Para que la creación de zendalas tuviera un abordaje terapeútico más allá de la pura neuroplasticidad, concentración, relajación que por sí mismos tienen, trabajamos con preguntas específicas. Antes de la creación cada alumna intuitivamente sacó una pregunta del mandala central, todas las preguntas empezaban con la palabra “¿Qué…..?” Luego inciamos la creación del zendala conectadas con la pregunta y el tema que empezó a moverse. Una vez que terminamos, vino la pregunta “¿Cómo…?”. Así la creación del zendala activó la parte creativa en nosotros y se pudo obtener luego muchas formas e ideas creativas para llevar a la acción pasos concretos para cambiar actitudes y patrones que nos estaban limitando.

Parte de este intensivo fue la creación de los mandalas con los mensajes de la Buena Madre para la auto-sanación y las relaciones. Iniciamos este trabajo conectándonos con la niña interior. Hicimos trabajo corporal acompañado con rondas y juegos que cada una se acordaba que jugaba cuando era niña. Reímos, saltamos, corrimos, cantamos, jugamos, compartiendo ese tiempo de niñas. Luego entramos a la creación de nuestros mandalas escogiendo el o los mensajes de la Buena Madre que resonaban en cada una ese momento. Fue muy conmovedor verlas trabajar con ese espíritu inocente y alegre que había despertado y luego de finalizar sentir esa corriente de energía que corría en sus cuerpos, con los ojos brillantes, con una sonrisa en sus caras y también con lágrimas al poder conectarse también con el miedo que sintieron cuando eran niñas. Para mí  fue un hermoso proceso lleno de satisfacción interna de confirmar lo poderoso y sanador que es Mandala Intuitivo.

Creamos el Mandala de la Gratitud en este tiempo circular y espiral a la vez. Para esta creación utlizamos la técnica collage. Tuvieron varios días para hacer el ejercicio de hacer una lista de agradecimientos cada día. Luego al momento de crear el mandala, tuvieron que escoger hasta cuatro situaciones, personas o cosas más importantes de la lista para poder plasmarlo creativa y amorosamente en el mandala. Cada alumna trajo para este fin material para ponerlo en el mandala central y formar primero un mandala grupal del agradecimiento. Al crearlo todas a la vez y luego al finalizarlo, contemplarlo y sentirlo, no teníamos palabras para expresar la fuerza energética que nos brindaba el mandala grupal. Simplemente nos quedamos en silencio sólo sintiendo y vibrando. Posteriormente iniciamos la creación personal utilizando intuitivamente los materiales del mandala central.

Cerramos este círculo tan enriquecedor para todas haciendo un intercambio de mandalas con el tema de “Mandaleras Secretas”. Con mucho amor y dedicación elaboraron mandalas para sus mandaleras secretas con ofrecimientos y agradecimientos. Todas nos emocionamos mucho, hubieron lágrimas, risas, corazones abiertos y sobretodo agradecidos con todo lo que recibimos del Mandala Intuitivo en este tiempo importante para nuestras Almas.

Algunos de los testimonios de mis alumnas:

” Una sorpresa, un encuentro conmigo mismo a través del arte y el diseño que es algo que me apasiona. Me sorprendió como herramienta, fui cada clase aprendiendo y emocionandome con las cosas que salían. Guardaré esta información en el corazón, espero usarla mucho y agradecerte por tu afecto y tu acompañamiento durante todo el proceso.” Male

“Para mí ha sido un hermoso proceso de compartir, de escuchar, de aceptar, de abrazarme y observar. De reir, de pintar, jugar, de abrir mi corazón, de sentirme apoyada, respetada, amada, escuchada. Un proceso de regresar a la sencillez y a la simplicidad de la vida de forma sutil y libre. Agradecida Susy por tu entrega, tu amor, tu paciencia.” Fer Buenaño

“Una experiencia enriquecedora, emocionante, intensa, reveladora, simplemente hermosa!” Sole León

“Cuando comencé este proceso fue con un poco de escepticismo. No entendía qué podría lograr en mí. Oh!! qué equivocada estaba, es una manera sutil de abrir y entender emociones y sentimientos. Es un espacio en el que he abierto mis miedos y mis sentimientos y he aprendido de todas algo valioso. El valor del círculo, de los mandalas y el grupo de mujeres ha sido un nuevo mundo para mí del que no quiero salir.” Gloria

Aquí les dejo dos videos con más fotos del curso intensivo como testimonio de todo lo vivido y aprendido. Gracias infinitas a la vida!!!

 

Su nombre: “El regreso de la LUZ”   Nacido en Abril del 2012

(creación con colores acuarelables y acrílicos)

“Quien usa la Luz para regresar a la claridad

escapa de todo peligro y se viste de Eternidad.”*

Si nuestros propósitos son buenos y están alineados con la Verdad

es porque estamos en el Camino.

Su nombre: “Tiempo de Espera”  Nacido en Mayo del 2012

(creación con colores acuarelables)

“Lo humillado será enaltecido

Lo torcido será enderezado

Lo vacío será llenado

Lo viejo será renovado

Lo sencillo y puro será alcanzado,

pero lo complicado y extenso será perdido.”*

En tiempos de espera hay que cultivar la paciencia,

no actuar, sólo observar y dejar fluir.

Su nombre: “La Unidad entre la luz y la oscuridad”

Nacido en Abril del 2012

(creación con cartulina negra y colores metálicos)

“Porque el ser y no ser crecen juntos.

Lo fácil y lo difícil se complementan mutuamente.

Lo largo y lo corto se forman el uno del otro.

Lo alto y lo bajo se aproximan complementariamente.

El sonido y el tono se armonizan entre sí.

El antes y el después confluyen en igual camino.”*

Felicidad y pena son dos caras de la misma moneda,

y la ecuanimidad en nuestro propio Ser se dá

al experimentar esa Unidad.

Susana Guerini

* Creaciones apoyadas con el trabajo intuitivo de las cartas del TAO

Nacido en Octubre del 2011. Su nombre: “Buscando dirección para nacer”

“Dios es un Círculo que tiene su centro en todas partes,

y cuya circunferencia no está en ninguna”


Hermes Trismegisto

Todo el tiempo mientras estamos creando mandalas, estamos trabajando con símbolos, con el lenguaje símbolico que resuena en nosotros mientras nos entregamos a esta herramienta. Y ya desde el momento en que empezamos a trazar nuestro círculo en el papel estamos activando todo su lenguaje símbolico. El círculo como tal, es símbolo del cielo en relación con la tierra, representa la unidad, lo absoluto, la perfecciòn. Por ello se lo relaciona también con la protección, con el envase o el contenedor que acoge  y contiene amorosa e incondicionalmente. La redondez es sagrada por ser la forma más natural. Es la forma que contiene a las demás formas, el “Huevo Cósmico”, la eternidad.

Todas las culturas nos han dejado de herencia su experiencia más íntima a través del lenguaje simbólico y es que relacionarse con el mundo espiritual y hallar la conexión mística con la vida a través del símbolo es fundamental para el encuentro entre lo divino y lo humano.

Un símbolo viene a ser la expresión a través de una imagen, de una idea o concepto, emoción o sentimiento espiritual, un signo eterno de nuestra humanidad y de nuestra pertenencia a un colectivo sagrado mayor que nosotros mismos.

El símbolo es la manifestación de una idea profunda que se vá expresando por medio de un lenguaje oculto en un nivel perceptivo, sensible e intuitivo. El símbolo nombra las cosas y es uno con ellas, no las interpreta ni las define.

Cada cosa debe verse como una metáfora en la que este lenguaje codificado sólo es accesible para quienes se adentran en algún camino iniciático.

El símbolo, tradicionalmente, ha sido un intermediario entre dos realidades: una perceptible, intuitiva y una mental o conocida. Es el símbolo el vehículo que permite una conjugación de las dos realidades aportando información esencial tanto de nuestra naturaleza espiritual y cognitiva. A través del trabajo con símbolos en los mandalas podemos adquirir plena consciencia de nosotros mismos y del mundo que nos rodea.

El trabajo con símbolos conlleva una forma de introspección a través de la asociación libre, de la relación existente entre la historia individual y colectiva, así como con las leyes que rigen todas las cosas.

Esta  vía simbólica puede liberarnos de los prejuicios sólo si no se transforma en un dogma más, o sea, si no se transforma en una serie de respuestas memorizadas. De nada sirve trabajar con mandalas y con sus respectivos símbolos si no logramos conectarnos intuitivamente con ellos y permitir que nos hablen claramente y saber escucharlos. Si solo buscamos significados en los libros o que alguien nos dé la respuesta, nuestro espíritu sólo se empequeñecerá y se alienará en vez de crecer y enriquecerse.

El simbolismo nos abre las puertas de la percepción y de la intuición, nos permite adentrarnos directamente en nuestro mundo interno, reconocernos y recordarnos.

Los símbolos contienen conceptos únicos para cada persona, sus mensajes son llenos de frescura y claros como el agua. Trabajar con los símbolos implica antes que nada vaciarnos, dejar lo externo y el torbellino de pensamientos para poder “oir” lo que quieren decirnos. Es estar en el presente dentro de un ritual sagrado.  Actúan de manera silenciosa pero efectiva, sin obstruir con palabras el desarrollo del acto.

El trabajo interno por la vía simbólica es activo porque cuando aprendemos, realizamos un conjunto de operaciones y de procedimientos mentales que nos permiten procesar la información que estamos recibiendo, y es constructivo, porque estos procesos que llevamos a cabo nos permiten construir significado que va a depender de la interacción entre la información que tenemos almacenada en nuestra memoria y la nueva que recibimos.

Los mandalas son creaciones espontáneas, es el inconsciente espiritual común de la humanidad.

La función simbólica del mandala nos permite centrarnos. El círculo como tal tiene una capacidad ordenadora que estructura la multiplicidad de elementos que en un principio parecen irreconciliables. Ese poder unificador del mandala permite percibir lo esencial en uno mismo.

El trabajo con símbolos es un trabajo poderoso y hermoso a la vez, requiere de mucha entrega y práctica. Los mandalas que creamos están llenos de símbolos y es importante aprender a establecer una comunicación con éstos para poder adentrarnos en un nivel más profundo de trabajo interno. El mundo de los símbolos es un camino iniciático lleno de misterios y de mucho aprendizaje.

Susana Guerini

Nacido en Septiembre del 2011.

Su nombre: “El entretejido del Espíritu”

El movimiento espiral del Centro rodeado del círculo verde sanador, indica el movimiento interno que se dá en el inconsciente para poder manifestarse en el nivel consciente. Expresa crecimiento en ciclos hacia la Totalidad y una necesidad de traducir la sabiduría a una forma que sea útil para los demás. Al igual que la flor nos revela que hay un aceleramiento en el ciclo de crecimiento personal femenino por su color naranja. La estrella nos habla de la valoración personal, la verdadera identidad, la misión y la disposición a cumplir un logro. Somos únicos en el mundo entero y las estrellas nos recuerdan que somos criaturas con Alma y Espíritu. Las ocho puntas de la estrella y de los pétalos naranjas externos, nos hablan de estabilidad, armonía y renacimiento. Su tejido de tipo “telar-araña” (arquetípico) en la parte hacia la circunferencia nos habla del tejido que dá forma al Ser. También coincide con los otros símbolos como ciclos de crecimiento personal.

El crear este mandala me ha aportado mucho pues me ha ayudado a establecer cimientos para una nueva etapa de mi crecimiento personal donde puedo sentirme más empoderada y clara en cuanto a mi verdadera esencia y mi disposición a vivir una vida más auténtica oyendo al llamado de mi intuición. Al meditar con él puedo expandir mi energía liberadora y sanadora sintiendo como fluye por todos mis cuerpos, siento que Yo Soy un regalo para mí misma y para todos los que me rodean. Hermosa sensación!!

Nacido en Septiembre del 2011.  Su nombre: “El centro en quietud”

La estrella de seis puntos nos revela la creatividad, la perfección y el equilibrio. Representa la unión entre los femenino y lo masculino. Y en el centro de la estrella el círculo amarillo que nos habla de vivir algo nuevo, de aventurarnos en el mundo con la energía y el impulso necesarios para emprender un nuevo proyecto con equilibrio. El ojo está asociado con la capacidad de “ver”, de “comprender” y quizás de esa intuición clarividente que nos hace “comprender” cuál es el camino a seguir y las pistas que nos dá el Cosmos para lograr nuestra misión. El puente (amarillo y rosado) que cruza de un lado al otro del mandala simboliza la unificación del pasado con el futuro. Un puente que provoca caminarlo con energía, aventura e impulso (amarillo) y con equilibrio y en unión (rosa es la unión del rojo y el blanco, de lo masculino y femenino). La corona superior de cuatro puntas (equilibrio, totalidad) es expresión de dignidad, de poder, de celebración por un estado nuevo.

Sin duda alguna un mandala con mucho poder energético, un mandala que logró conectarme con lo más profundo de mi Ser y saber que estoy en el camino correcto, que mi corazón no miente, que mi intuición es sabia y a ella la escucho para seguir cada paso en mi camino de vida. Es una etapa de mi vida de empoderamiento y de recuperar la sabiduría femenina e intuitiva para poder acceder a niveles más profundos y lograr concretizar lo que realmente quiero para mi vida.

Susana Guerini

“Aprendiendo a fluir como el agua”

Como buena mandalera que soy, siempre estoy atenta a productos nuevos o diferentes para crear mandalas y como siempre sigo mi intuición para comprar cualquier papel, color, o materiales que aparezcan a mi vista.

Hace poco tuve la oportunidad de encontrar colores nuevos en una tienda especializada, me llamaron la atención desde el principio, los compré y decidí probarlos. Estos colores se llaman “lapices de tinta” y se diluyen con el agua al igual que los acuareables. Bueno les cuento que he disfrutado tanto usándolos y experimentándolos que parecía una niña con sus colores nuevos!!

Estos colores tienen mucha nitidez, son cremosos y al usarlos se esparcen generosamente y suavemente. Y cuando llega el agua se expanden sutilmente revelando colores brillantes y profundos a la vez. El resultado es una creación con más fuerza, con más brillo y más nitidez, realmente recomendables!

Cuando empecé a trabajar con estos colores, estaba suelta, fluida como niña sin expectativas solo disfrutando la calidad del momento. Con cada pincelada se desvelava una energía de color nueva y el asombro mío crecía ante esto, así que a cada momento me podían oir decir “hoooo”,  “haaaaa”, “wowwww”.

Además del disfrute del momento, el agua al conjugarse con el color me trajo muchos mensajes. La gente a veces tiende a buscar los significados de los colores y las formas en libros o que les diga alguien, yo siempre insisto en que cada uno debe encontrar su propio significado, el que le venga bien en ese momento de vida. Así mismo los significados o mensajes no vienen necesariamente de las figuras, formas y colores que se emplean sino que tambièn vienen en el mismo proceso de creación.

La fuerza que se emplea en utilizar los colores por ejemplo ya nos dice algo, cómo me relaciono con el agua también dice mucho, si utilizo marcador negro para los bordes también significa algo, si dilato el pintar el centro de mi mandala, también nos está diciendo algo, etc.

Es decir hay mensaje y significado en todo momento del proceso, uno tiene que estar atenta a todos los detalles que podamos observar. Por eso la importancia de ir desarrollando la “mirada que mira” mientras vamos creando nuestros mandalas.

Cuando iba pintando con agua en mi mandala me dí cuenta que con el agua hay que siempre ir hacia adelante, avanzar con el agua por todos los rincones tanto estrechos como amplios para que todo quede bien regado y uniforme. Que cuando quería retroceder con el pincel en el agua no servía, no puedes dar marcha atrás con el agua porque pierde su autenticidad, tampoco quedarse en el mismo sitio dándole y dándole con el pincel pues se distorciona el color y hasta se puede dañar el papel. Que es importante poner la cantidad exacta de agua para poder fluir armónicamente, ni más ni menos. Pues con mucha agua se pierde el color y con poca agua no fluye el color.

Lo mismo en la vida, uno no puede estar todo el tiempo añorando el pasado o sufriendo por lo que vivimos en el pasado porque terminamos haciéndonos mucho daño.  La vida es como el agua y uno tiene que aprende a fluir con ella, ir siempre adelante experimentando situaciones nuevas con todo lo que traigan, sin retroceder. Fluir y caminar por la vida en Balance y con Justicia: “A cada uno lo suyo ni más ni menos”

El agua estancada se pudre, la inercia y la rutina hacen que nos estanquemos y no evolucionemos. Qué difícil se nos hace muchas veces dejarnos fluir con la vida, estamos acostumbrados a planificar, a controlar, a poseer, que cuando no lo podemos, entramos en frustraciones y depresiones. Creo que la cualidad más sobresaliente del agua es su capacidad de ADAPTACION, y esa cualidad es la que debemos practicar constantemente para poder avanzar libremente en nuestras vidas.

Ya ven, este gran mensaje recibí mientras pintaba con estos colores y como siempre me vino como anillo al dedo!!

Los animo a que encuentren sus propios significados a lo largo de todo el proceso de creación de sus propios mandalas!!

Susana Guerini

” La vida es un misterio a ser vivido, no un problema a ser resuelto” Kirkegaard

Vivir este hermoso trabajo intuitivo con mandalas, me enseña cada vez màs sobre las distintas posibilidades de uso que se le puede dar a esta herramienta. Toda esta información viene a mì intuitivamente y sobretodo a travès de la práctica disciplinada y constante. Es como si los mandalas realmente me hablaran y se comunicaran de una forma sutil y directa a la vez. Son unos verdaderos maestros….somos unos verdaderos maestros!!

Para poder compartir mi experiencia personal con la última creación a la cual la he llamado “Serie de Mandalas Premonitorios” es importante primero empezar este artìculo aclarando el significado de intuición y premonición.

Mandala IntuitivoMandala IntuitivoSERIE DE MANDALAS PREMONITORIOS

Por una parte la intuición constituyen la facultad de comprender las cosas al instante , sin intervención de procesos lógicos y racionales, como por ejemplo cuando decimos: “En realidad no sabía que ibas a estar allí, fue pura intuición”, “Nunca supe cuál era la fórmula, simplemente mezcle los ingredientes por intuición”

La palabra intuición también se la utiliza como sinònimo de premonición o pre-sentimiento (sentir algo antes de que suceda), tener la sensaciòn de que algo vá a ocurrir, o adivinar algo antes de que suceda, convirtiéndose en una manifestaciòn de la intuición, la intuición en “tiempo futuro”.  Como por ejemplo cuando decimos: “Este lugar no me hace sentir bien, no me siento segura, mejor vàmonos” o “Siento que algo vá a pasar, mejor estemos atentos”.

Se le puede dar una connotación temporal a la intuición en su forma de premonición, por ejemplo: “Siento que ha pasado esto aunque no estuve ahì”, “Siento que està pasando algo este momento”, o “Pre-siento que esto và a suceder”. En este sentido la intuiciòn se revela conectándose intuitivamente con el tiempo pasado, presente y futuro, pero en realidad la intuición tiene tiempo?

Para mí la intuición no tiene tiempo lineal sino que se mueve energéticamente en un tiempo circular. Pienso que tanto pasado, presente y futuro se conjugan en la intuiciòn y que el bagaje de experiencias y conocimientos que tenemos tanto de esta vida como de vidas pasadas, se almacena en nuestro inconsciente, abarcando tanto la memoria del inconsciente individual como del colectivo. Cuando accedemos a la intuiciòn estamos accediendo a toda esa información, estamos accediendo a llaves que nos permiten abrir libros internos llenos de conocimientos y a través de los cuales podemos predecir e intuir ciertos acontecimientos que han sucedido en otros espacios o que se suceden en el presente sin estar presentes o  sucesos del futuro.

Y cuando se activa la premonición, no es que estemos viendo el futuro de forma aislada, estamos atando cabos, estamos hilando las conexiones internas de sensaciones, situaciones y percepciones vividas individualmente o colectivamente, que activan nuestra intuición para poder ver, sentir y prevenir ciertas situaciones presentes y futuras. Pero hemos perdido la conexiòn con nuestra intuición y no hacemos caso a lo que nos quiere decir, nuestros canales estàn llenos de estímulos externos y distracciones. Dejamos a un lado los mensajes que nos llegan, las sensaciones y las percepciones que se abren tratando de comunicarse con nosotros, y las dejamos pasar sin darles importancia.

Estoy convencida de que es posible desarrollar la capacidad de intuiciòn y consecuentemente de premonición a través de ciertas prácticas, tales como crear nuestros propios mandalas. Es así también importante acompañar esta disciplina con meditación u otras herramientas que fortalezcan y permitan profundizar los mensajes recibidos en los mandalas.

Los tres mandalas que les voy a compartir, nacieron en una semana los tres.  Al primero lo llamé: “Cruz de espadas” y fue realmente un mandala que salió desde mis profundidades, al crearlo sentí mucha fuerza y protecciòn en mí. Son cuatro espadas formando una cruz, espadas que protegen, que son tajantes, decididas y transformadoras en su color violeta. Esta cruz de espadas tiene un escudo en su centro, una rueda en movimiento es protegida por dos cìrculos internos con triángulos y soles adornando su contorno, energía solar presente con su determinaciòn, poder y  acción.

Círculo en cuadrado, cielo y tierra juntos en armonìal. Esta cruz de espadas está protegiendo cuatro corazones azules que están acogidos en bases blandas y cálidas, para mì era como si la espada estaba defendiendo y protegiendo mi Ser. En ese momento me hablaba de empezar a elegir todo aquello que resuene con mi Ser y empezar a filtrar lo que entra en mí (en mi casa, en mi templo, en mi vida).

Mandala IntuitivoCRUZ DE ESPADAS

Pasaron dos días después de crear este mandala, cuando empecè a moverme internamente y sentìa angustia sin razón evidente, dando vueltas como siempre decidì que lo mejor era crear un mandala para poder calmar esa angustia que tenìa. Fue muy extraño crearlo, venìan imágenes mìas constantemente y me recorrìa toda una energìa desconocida. Ultilicé acrílico, colores aquareables y marcadores gel metálico.

Comencé desde afuera hacia adentro, la verdad es que no tuve problema con crear la parte de afuera pero cuando llegó el tiempo de lo de adentro….me tomò tiempo digerirlo, sentirlo y crearlo. Cuando finalicé, me quedè en silencio observando, impactada, no podìa hablar……. era una mujer gritando…..era yo gritando, què grito es este?? Este grito que produce olas de movimiento, olas con diferentes matices, grito de dolor, grito de miedo??? Venìa la mente con respuestas, venìa el corazòn con las suyas y finalmente no quise darle tanta vuelta y  concluì que era el grio de mi Ser que pide ser tomado en cuenta, que pide vivir desde ahì, desde el Ser. Es por eso que lo llamè: ” El grito de la existencia del Ser”

EL GRITO DE LA EXISTENCIA DEL SER

Este mandala se quedó grabado en mì por los siguientes días, no podìa darle una explicaciòn racional, ni podìa intuir de qué se trataba este mandala tan diferente a los demás. Su imagen regresaba a mí una y otra vez, no me dejaba tranquila. Pasaron unos días y sentí cerrar este serie de tres mandalas, así que empecé a crear el siguiente. Lo hice con mucha fluidez, utlicé la técnica de zendalas en colores y fue muy relajante y creativo. Lo llamé “Buscando donde anidar”. Intuitivamente se formó un águila que llevaba en su pico un nido junto con una semilla y buscaba donde anidar. Debajo de ella hay varios paisajes entre los que se destaca uno que cuando lo ví, reconocí que se trataba de la ciudad de  Quito, tal cual, lo dibujé intuitivamente y ahí estaba……me preguntaba por qué Quito?? pero no tenía respuestas.

Mandala IntuitivoBUSCANDO DONDE ANIDAR

Tras la creación de estos tres mandalas, unos días después, mi esposo y yo fuimos asaltados. Una experiencia muy fuerte, muy impresionante, en donde uno se siente impotente y vulnerable ante cuatro hombres enmascarados y armados dentro de nuestro hogar, sin saber de lo que eran capaces. En los días después de este acontecimiento sin ninguna intención, la imagen del mandala del grito me venìa y me venía a visitar, era como si me quisiera decir algo, mejor dicho era como si me quiso advertir algo.  En mi proceso de sanación despuès de esta experiencia, mientras me encontraba en meditación, se me presentaron los tres mandalas.  Uno tras otro, en perfecto orden, meditaba con cada uno y podìa sentir su poder premonitorio y su secuencia tan clara de lo que habìa vivido.

Fue impresionante ver el primer mandala, un aviso de protegerse, de estar atentos, de alistar las espadas energèticas, etc. El segundo, el grito…….el impacto energètico, psicològico del evento, el miedo en el cuerpo, la vulnerabilidad, la ruptura del huevo energético del hogar, la inseguridad, la inestabilidad etc. El mandala del grito se acoplaba perfectamente a lo que sucediò. Era un aviso de que algo realmente fuerte iba a ocurrir y el mandala se encargada de confirmarlo apareciendo una y otra vez en mi mente.

El tercer mandala, Buscando donde anidar, tal cual, nos quedamos sin un lugar seguro, nos quedamos un poco en el aire sin sentir ya conexiòn con la casa, sin saber a donde ir. Pero el haber dibujado Quito no me decìa nada todavìa. Pasaron tres semanas y resultò que se abriò una oportunidad para ir a vivir en Quito, cuando lo supe, sí que se me puso carne de gallina los brazos, pues ahì estaba en el tercer mandala, estaba Quito.

Este darme cuenta, este descubrimiento, movió mucho en mi trabajo con mandalas, confieso que ya me habìa pasado una que otra vez, pero no le dí importancia, pero ahora era tan claro que no pude pasarlo por alto. Entonces vino la pregunta, cómo saber cuando un mandala es premonitorio??? Los mandalas te comunican lo que está pasando dentro de uno pero tambièn pueden darnos informaciòn premonitoria. Y es que la intuiciòn cuando aflora puede expandirse y acceder a mucha informaciòn.

La mejor manera de saber si hay mensajes premonitorios en nuestros mandalas, creo yo, hoy por hoy,  es, o bien ayudarse con las cartas o con la meditaciòn profunda de nuestros mandalas.

Con las cartas, cuando uno tiene la duda o la intuiciòn de que el mandala quiere decirnos algo màs o advertirnos algo, es mejor sacar una tirada de cartas que pueda aclarar si el mandala està hablando del futuro o no. Se conecta internamente, se hace la pregunta y se saca una carta, se puede con anterioridad determinar dos cartas que sean el “si” y  el “no”, en su preferencia arcanos mayores.

Con la meditación, se ubica el mandala a una distancia donde uno se sienta còmodo, a la altura de los ojos y empieza a meditarlo, recorriendo cada espacio. Con los espacios con los que nos cuesta relacionarnos, cerramos los ojos y sentimos y si somos visuales serìa importante rescatar las imàgenes que vienen para relacionarlo con el mandala, sintiendo cada imàgen en el cuerpo  y si es posible con las premoniciones que tenemos.

Estas son propuesta solamente, lo mejor y como siempre digo, es escuchar a nuestra intuiciòn y hacerlo de manera propia e intuitiva.

Luego de esta experiencia, he creado otros mandalas, ninguno como el mandala del grito. Los mandalas me han ayudado como siempre en mi proceso de sanación, sanando e integrando todo lo vivido y sanando tambièn todos los temas que se abrieron y se conectaron con los sucedido. Temas que estaban tapaditos y que se activaron para ser sanados.

Me viene… que si estos mandalas eran premonitorios de lo que iba a vivir, si los escuchaba y lo prevenía, cómo hubiera tenido la oportunidad de sanar temas pendientes, de mover la energìa parada, de tomar nuevas decisiones, etc?? Es decir, si una experiencia fuerte y dolorosa trae tanto aprendizaje, de què sirve evadirla o prevenirla a través de la premonición?? Si vivimos en un planeta Escuela y todo tiene su aprendizaje, debemos evitar ciertas situaciones “tarea” con la premoniciòn? Es necesario evadir ciertas situaciones fuertes en nuestra vida? y còmo entonces podemos seguir aprendiendo y evolucionando?

Vienen a mí ciertas interrogantes, pienso que toda situación trae su lección de vida, que mientras màs conscientes nos volvamos menos situaciones trágicas necesitamos vivir para dar Luz a lo pendiente por aprender en nosotros.

En fin….la vida sigue siendo un misterio, la vida en su constante movimiento, en su contracciòn y expansiòn, como un maestro que nos trae cada dìa situaciones necesarias para nuestro crecimiento interno, para nuestra evoluciòn.  Y es que los misterios son realmente para ser vividos y amados en toda su plenitud.

Por: Susana Guerini

” Es solo cuando se vive el misterio de la vida, cuando la alegrìa amanece”. Guruji

Sigue leyendo

Es importante recalcar primeramente que todos somos potencialmente intuitivos y la capacidad intutitiva no es reservada tan solo a unos pocos. Se trata simplemente de una visión más amplia y profunda de nuestro mundo interno y consecuentemente del  mundo que nos rodea. Y es que la intuición irrumpe en la mente sin pasar por el filtro del análisis y la lógica. Esta percepción, una vez desarrollada, nos vá a permitir percibir la realidad de un modo más completo, de manera que vá a ser posible presentir sucesos, descubrir intenciones ocultas, evitar peligros e ir con más seguridad cuando se trata de tomar decisiones importantes en la vida. En el trabajo con la herramienta “Mandala Intuitivo” estamos descubriendo nuestra capacidad intuitiva y despertando ese sexto sentido que se llega a convertir  con el tiempo en nuestro fiel compañero. Uno de los padres de la psicología, Carl Gustav Jung, decía que la intuición es una de las cuatro funciones de la psique. La primera es la percepción; la segunda, el pensamiento; la tercera, el sentimiento y finalmente, en cuarto lugar, nos encontramos con la intuición. Esta última función le permite al individuo recordar y almacenar las experiencias vividas y le ayuda a orientarse para cumplir con su misión en la vida. También es importante señalar que la intuición procede directamente del inconsciente. Es decir, maneja datos que el individuo ha olvidado, reprimido o no tiene presentes todo el tiempo. El trabajar con el “Mandala Intutivo” nos ayuda a obtener más información oculta de nosotros, actualiza sentimientos guardados, experiencias traumáticas bloqueadas, sueños del Alma olvidados, recuerdos y heridas dolorosas que han sido guardadas sin integrar en alguna parte profunda de nuestros inconsciente. Y en este proceso intutitivo de liberación, el “círculo sagrado” como un contenedor amoroso y protector, sostiene, unifica, abraza lo que vamos re-descubriendo de nosotros mismos.

Liberando la creatividad

Si queremos tomar contacto con nuestro potencial intuitivo, debemos deshacernos de los mecanismos lógicos y racionales con que nos manejamos habitualmente. La intuición no se activa por medio de la razón sino de la imaginación, la creatividad, la capacidad de tomar caminos mentales nuevos, no convencionales. Es por esto que en los cursos de “Mandala Intuitivo” damos mucha importancia al vivir experiencias nuevas y creativas en cada clase, en cada mandala creado. La razón y la lógica pueden hacer su aparición en las dos primeras clases al tratar de racionalizar todo y también como un mecanismo de defensa ante lo desconocido. Pero si insistimos en querer razonarlo todo, difícilmente podremos conectarnos con nuestra intuición. Gradualmente el trabajo con esta herramienta hace que las personas se vayan rindiendo ante su propia creación, ante sí mismos. Activamos nuestra imaginación y nuestra creatividad mientras creando nuestros propios mandalas y estamos así desarrollando nuestra inteligencia intuitiva cuya sabiduría está basada en nuestras propias experiencias y no en conocimientos ajenos….y esa es la verdadera sabiduría!  Sólo a través de la imaginación y la creatividad es posible integrar armoniosamente la información, los deseos y los sentimientos. La intuición debe ser entrenada continuamente porque puede dormirse si uno no la está activando. Y mientras más se entrene uno, más confianza y seguridad tendrá en su propia intuición como una brújula interna que guiará nuestro camino. Al crear nuestros propios mandalas estamos entrenando nuestra capacidad intuitiva y mientras más entrenamos más expertos nos podemos volver.

Interpretando los mandalas

Cuando uno comienza el curso de “Mandala Intuitivo” es muy común que la lógica y la razón pidan automáticamente que se les dé interpretaciones y análisis lógicos y racionales de sus mandalas. Estamos acostumbrados desde pequeños a que nos digan qué hacer y qué no hacer y por qué, en la infancia, en la escuela y hasta en la universidad. Estuvimos todo el tiempo simplemente recibiendo lo externo sin activar nuestra propia creatividad y nuestra propia intuición. Pero con el “Mandala Intutivo” aprendemos a buscar intutitivamente en nuestro “libro interno” las interpretaciones que van con nosotros y con las que nos sentimos cómodos. El mandala creado por nosotros mismos es un reflejo de un proceso vivo por lo que al volverlo a contemplar luego de un tiempo se obtienen nuevas pistas, nuevas intuiciones. Cada persona tiene un vocabulario propio y único de significados, algunos permanecerán inalterados y otros cambiarán con el tiempo. Cada uno es un universo propio y único que ha vivido y está viviendo experiencias diferentes, por eso no usamos interpretaciones ajenas, externas y de masa. Escuchando a la intuición, cada uno encuentra su propia interpretación, la que hace vibrar su corazón y dice: ” si!! eso es!! Y así aprendemos a dejar la dependencia a que otros nos digan lo que nos pasa, a que nos den recetas mágicas y nos den interpretando nuestros mandalas. Activando la intuición con “Mandala Intuitivo” hace que nos empoderemos de nosotros mismos, de nuestra capacidad intuitiva y nos asumimos frente a lo que descubrimos, frente a nosotros mismos y a nuestras vidas. Esto hace que confiemos más en nosotros mismos fortaleciendo nuestra autoestima y así estar en la capacidad de  utilizar nuestra intuición sin dudar en decisiones importantes en nuestra vida.

Susana Guerini Protegido por Registro de Propiedad Intelectual

Dar un significado de intuición no es  fácil, no hay lógica que lo pueda explicar de una manera razonable. Es por esto que hay muchas definiciones que sondean lo que significa la intuición. A la intuición hay que vivirla más que definirla, sólo uno internamente puede saber y sentir qué es la intuición y cómo se manifiesta.

Les dejo con este artículo de Ana Andrade quien explica y define bastante bien lo que es la intuición.

“Frente a un complejo mundo de toma de decisiones, hemos usado la lógica para guiar nuestras vidas, dejando de lado una inteligencia, llamada intuición, que nos puede ayudar a tomar rumbos diferentes cuando nos comunicamos con nuestro guía interior….

…Nosotros podemos tener acceso a esta fuente de conocimiento que nos dice lo que siente que es bueno y verdadero para nosotros.  Intuimos cuando sabemos algo, sin saber cómo lo sabemos, pues la intuición es una luz en nuestro camino que sin darnos mayor explicación, nos invita a hacer algo o acercarnos a alguien, así como nos invita a alejarnos de algo o de alguien.
El origen de la palabra Intuición proviene del  latín “IN-TUEOR” que significa ver el interior. Es una manera de ver y sentir la verdad sin explicación.  La intuición es asociada generalmente con  una especie de sentimiento o anticipación, incluso con la espontaneidad o creatividad.  La intuición se enfoca directamente en el centro de un problema o evento, mientras que el intelecto común procede de manera analítica y deductiva.  El pensamiento intuitivo va directo al punto del problema, sin secuencia de pasos.
La intuición la utilizamos cuando:
·         Sentimos que la razón no es suficiente para poder decidir.
·         Existe un alto grado de inseguridad y puede haber variables no previsibles.
·         Tenemos presión por hallar la respuesta correcta.
·         Queremos tener varias soluciones alternativas y que sean innovadoras o creativas.
La intuición proviene de nosotros mismos.  Para estar en conexión con ella, uno de los requisitos para la intuición es el estar disponibles para navegar en nuestro interior.
Por lo general, la naturaleza de la intuición se atribuye a las mujeres.  Se habla de “intuición femenina” pues culturalmente es aceptado que la mujer  esté  en contacto con sus emociones, a diferencia del hombre que supuestamente debe mostrarse racional en la mayoría de las situaciones.” Por: Ana Andrade

De lo expuesto volvemos al punto de la importancia de estar en contacto con nosotros mismos, la clave está dentro de uno mismo y ahí, sólo ahí, podremos navegar libremente en las aguas de la intuición.

Susana Guerini