Category: mis mandalas


Honrando la VidaNacido en Junio del 2013.  Su nombre: “Honrando la Vida”

La creación de este mandala me tomó algún tiempo hasta integrar varios aspectos que se estaban moviendo en mi interno. Surgió desde afuera hacia adentro. Desde mis movimienos externos con todos los desafíos y con todos los sentimientos que emanaban desde ahí hasta la conexión con mi centro donde la vida misma se dá. Y en este proceso mandálico como en todos, es importante dar la bienvenida a todo lo que necesite moverse dentro, sin tapar, sin controlar, sin pelear, sino aprendiendo a fluir con Confianza eterna e infinita en que todo es perfecto tal y como es.

A través de la creación de este mandala pude conectarme con la existencia misma, con ese tejido sabio y armónico donde todo tiene su papel indispensable, donde tanto la luz como la sombra, la noche y el día, las risas y las lágrimas, las caídas y las levantadas, todo, todo tiene su sitio para que se pueda entretejer la vida con varios hilados porque si fuera todo dicha sería como tratar de tejer con un solo hilo y no se daría una trama.

Así introduciéndome en la creación de mi mandala con varios tonos, varias capas, varios niveles hasta llegar al centro, al floreSer desde donde se tiene finalmente la Visión y la Conexión con la fuerza de la existencia y sentirme inmensamente agradecida….. y honrar así la Vida.

Camino a la FuenteNacido en Julio del 2013. Su nombre: “Camino a la Fuente”

Este mandala surgió ante el pedido de un círculo de personas cuya finalidad es la de juntar saberes para servir a los demás en su camino interno.

Cuando se me pidió crear un mandala que represente la fuerza de este círculo, ese momento no sentí el impulso de crearlo ya que nunca había creado un mandala dedicado especialmente para alguien o para un grupo de personas. Luego de unos días sin pensarlo vino el impulso inicial y se dió este mandala.

Intuitivamente se fue expresando con colores y formas canalizando la energía del grupo. Una vez terminado lo presenté ante el grupo y fue puesto en el centro del círculo y pude observar y percibir cuánta fuerza de atracción poderosa tenía el mandala. Todos empezaron a sentirlo y a expresarse en torno a él por casi una hora, era como si el mandala dirigía la energía del círculo…fascinante!

La verdad es que este mandala tiene mucha fuerza y determinación y es realmente un reflejo de la energía del círculo.

Alma no encarnadaNacido en Julio del 2013.  Su nombre: “Alma no encarnada”

Este mandala es un regalo de la vida que no encarnó. Una flor cargadita de pétalos en medio de los cuatro ríos de la eternidad donde se une el cielo y la tierra.

Así mismo hay cuatro “cierres” para mí que simbolizan las heridas que se están cerrando y lágrimas de color celeste y amarillo que simbolizan la tristeza que está siendo integrada.

Tiempo sin tiempo, Almas que encarnan y otras que no pero que permanecen vivas y conectadas en otros niveles. Al final… somos tod@s Uno y podemos relacionarnos y conectarnos en varias dimensiones, no hay separación, ni despedidas…. hay un Eterno Encuentro.

Susana Guerini

DSC00264

Nacido en Marzo del 2013.

Su nombre: ” Regresando a mi Hogar”

“Un guerrero de la Luz nunca olvida la gratitud. Durante la lucha, fue ayudado por los ángeles, las fuerzas celestiales colocaron cada cosa en su lugar y permitieron que él pudiera dar lo mejor de sí. Por eso cuando el sol se pone, se arrodilla y agradece el Manto Protector que lo rodea.”*

DSC00261

Nacido en Marzo del 2013.

Su nombre: “Aprendizaje y Expansión”

“El guerrero de la Luz aprendió que Dios usa la soledad para enseñar la convivencia. Usa la rabia para mostrar el infinito valor de la paz. Usa el tedio para resaltar la importancia de la aventura y del abandono.

Dios usa el silencio para enseñar sobre la responsabilidad de las palabras. Usa el cansancio para que se pueda comprender el valor del despertar. Usa la enfermedad para resaltar la bendición de la salud.

Dios usa el fuego para enseñar sobre el agua. Usa la tierra para que se comprenda el valor del aire. Usa la muerte para mostrar la importancia de la Vida.”*

* “Manual del guerrero de la luz” Paulo Coelho

Sigue leyendo

Su nombre:  “Sumergida en varias realidades”   Nacido en Junio del 2012

Hay momentos en la vida en que se nos presentan situaciones desafiantes con sus respectivas lecciones de Vida. Y si no aprendemos la primera vez la lección, vendrán una y otra vez y con más fuerza para poderlas aprender y sanar. Cada desafío se presenta de diferentes maneras y pide diferentes formas de integrarlo. Si uno tiene el privilegio de poseer herramientas que ayudan a sanar, como la de los mandalas u otras más, hay que usarlas, ponerlas en práctica en beneficio de uno y de los demás. Este primer mandala fue el inicio de un proceso de sanación emocional muy profundo. Y como es el primer paso que se expresa en formas y colores se asemeja a varias realidades, varios temas que están entretejidos y presentes en el interno y que piden ser descubiertos. Capas de pensamientos, capas de sentimientos, capas de sensaciones físicas que se mueven para poder entrar en un Orden Sanador.

Su nombre:  “La Visionaria”   Nacido en Julio del 2012

La visión interna surge con fuerza en este segundo mandala, y es que luego de estar sumergida en varias realidades viene la claridad. Me conecto nuevamente con mi Alma y viene la visión profunda de lo verdaderamente importante para la misión del alma. Empiezo a “ver”, a comprender y sentir lo esencial. Desaparecen los mundos externos, los pensamientos mecánicos, los hábitos no propios, los valores superfluos…la separatidad. Con una visión centrada y sagrada uno puede acceder a la Verdad y a la Unidad. Este mandala me proporcionó la claridad y la visión que necesitaba dentro de mi proceso de sanación.

Su nombre:   “La Fuerza de la Vida”   Nacido en Julio del 2012

En este tercer mandala, parte del proceso interno sanador, viene la fuerza interna de la vida misma. Esa fuerza que nos hace levantarnos después de las cáidas, esa fuerza presente en cada paso de nuestro camino que nos alienta a seguir, a resurgir de las cenizas. Con este mandala sentí esa fuerza en mí de vivir, esa fuerza de existencia presente en toda la naturaleza de seguir creciendo, seguir germinando, seguir dando, seguir ofreciéndose, seguir viviendo. Es el Alma, el Ser que llenos de impulso divino nos dán la mano para seguir nuestro camino pero siempre mejor, siempre con más consciencia y con más amor. Este mandala es un símbolo para mí del movimiento amoroso y sagrado que tiene la vida.

Su nombre:  “Vivir desde el corazón”    Nacido en Julio del 2012

Este cuarto mandala es la culminación de mi proceso personal. El corazón inmaculado en el centro sagrado donde se une el cielo y la tierra, la vida y la muerte, el pasado y el futuro. Abrir mi corazón fue un proceso de integración de capas ocultas y desconocidas en mí. Estas partes que las había excluído quitaban espacio a mi alma para poder sentir. Una vez integradas estas partes, el corazón tiene más espacio para amar la vida con un corazón abierto en Unidad y Orden. Este mandala me proporcionó una alegría profunda, una conexión sagrada e íntima con mi Ser, una fortaleza y una decisión de vivir siempre desde el Amor y desde la Consciencia.

Estos cuatro mandalas son los testigos de mi proceso personal de sanación. Muchas de las veces necesitamos crear dos, tres, cuatro o cinco mandalas para cerrar nuestros procesos. Casi siempre el primero o los primeros vienen “cerrados”, pero a medida que seguimos moviéndonos internamente surge la necesidad de crear más mandalas y los primeros se van desvelando, se van aclarando, tomando forma, ordenándonos internamente. Uno siente cuándo se cierra el proceso y cuál ya es el último mandala de la serie. Es un camino muy hermoso de auto-descubrimiento y de muchas satisfacciones y de contentamientos internos.

Así que los animo a entregarse en sus procesos mandálicos, de cerrarlos con varios mandalas y sentir el beneficio enorme de sentirse luego más livianos, más ligeros de “equipaje” y con más fuerza para continuar el camino.

Susana Guerini

Su nombre: “El regreso de la LUZ”   Nacido en Abril del 2012

(creación con colores acuarelables y acrílicos)

“Quien usa la Luz para regresar a la claridad

escapa de todo peligro y se viste de Eternidad.”*

Si nuestros propósitos son buenos y están alineados con la Verdad

es porque estamos en el Camino.

Su nombre: “Tiempo de Espera”  Nacido en Mayo del 2012

(creación con colores acuarelables)

“Lo humillado será enaltecido

Lo torcido será enderezado

Lo vacío será llenado

Lo viejo será renovado

Lo sencillo y puro será alcanzado,

pero lo complicado y extenso será perdido.”*

En tiempos de espera hay que cultivar la paciencia,

no actuar, sólo observar y dejar fluir.

Su nombre: “La Unidad entre la luz y la oscuridad”

Nacido en Abril del 2012

(creación con cartulina negra y colores metálicos)

“Porque el ser y no ser crecen juntos.

Lo fácil y lo difícil se complementan mutuamente.

Lo largo y lo corto se forman el uno del otro.

Lo alto y lo bajo se aproximan complementariamente.

El sonido y el tono se armonizan entre sí.

El antes y el después confluyen en igual camino.”*

Felicidad y pena son dos caras de la misma moneda,

y la ecuanimidad en nuestro propio Ser se dá

al experimentar esa Unidad.

Susana Guerini

* Creaciones apoyadas con el trabajo intuitivo de las cartas del TAO

Su nombre: “Coronación”

Nacido en Marzo del 2012

La verdad no hay pretextos para no crear mandalas. Cuando uno llega a conectarse con esta herramienta, ésta forma parte de la vida misma y sobretodo se vuelve un recurso VITAL y automático cuando se está viviendo situaciones desafiantes. Estos mandalas que comparto con ustedes a continuación son un ejemplo de lo que les digo.

Me enfrentaba a un doble desafío, por una parte situaciones intensas y por otra, no tener mis recursos normales para empezar a crear mandalas ese momento. Sin tener papel o cartulina adecuada, sin colores, sin pinceles, sin nada, tan solo un cd para poder hacer el círculo, unas hojas impresas y un bolígrafo azul primero y luego uno negro que encontré, pude crear estos mandalas. Y déjenme decirles que fueron realmente mi sostenimiento y mi acompañamiento mientras vivía una situación difícil donde debía sostenerme primero a mí misma y luego a otras personas.

Su nombre: “Insondable”

Nacido en Marzo del 2012

Estos mandalas crecían y crecían fluyendo libremente a pesar de la carencia de recursos pero  creo que se dieron porque el recurso esencial estaba presente y era la conexión conmigo misma y esa necesidad de estar concentrada, calmada y anclada en mí misma para poder hacer frente a lo que estaba viviendo que no era nada fácil.

Su nombre: “La grandeza de mi YO SOY”

Nacido en Marzo del 2012

Estos mandalas curiosamente me hablaron mucho de empoderamiento y de femenidad. Factores que precisamente se estaban moviendo en esa situación y que necesitaba reforzar en ese momento. Todos estamos conectados y los temas con los que nos encontramos son temas nuestros también y a la vez que uno trabaja internamente temas determinados, está trabajando por y para los demás. Es decir el Servicio debe empezar en uno mismo.

Con estos mandalas producto de mi vivencia personal confirmo la importancia de trabajar con ellos y lo valioso que significa tener una herramienta terapeútica propia en ese momento, cuando uno realmente lo necesita, al alcance de la mano y en la situación que sea, sin tener que hacer una cita con algún terapeuta o esperar que un tercero te dé la receta mágica o su interpretación.

La verdad es que me siento agradecida y acompañada por los mandalas! Es realmente una bendición!!

Susana Guerini

5 copia

Mandala:”Dulce Rendición”

Muchas veces en nuestra vida, nos enfrentamos a desafíos que regresan persistentemente y que nos incitan necesariamente a dar paso a una rendición, a no seguir invirtiendo nuestras energías en tratar de cambiar situaciones que no se pueden cambiar, de controlar, de luchar, de oponerse con otras ideas, resistir, etc, etc. Es en este punto de nuestra vida en que ya nada nos está funcionando y parece que hemos perdido el “control” de nuestro camino.

Y claro es que en ese constante forcejear nos hemos estado yendo contra corriente y ha llegado el tiempo de entregarnos dulcemente al fluir de la corriente misma de la vida. Un tiempo que nos  proporciona una tregua para sentir la necesidad de dejarse llevar por el flujo de la existencia, darse cuenta del alcance y las repercusiones que la rendición genera en nuestro crecimiento interno.

Siento por experiencia propia que cuando uno vive momentos de rendición, uno se conecta profundamente con ese espacio y momentum sagrado en que nuestro espíritu se conjuga con la Voluntad Divina. La personalidad cansada de forcejear se rinde y toma el mando el Ser que se acopla al flujo de la vida. Uno se rinde simplemente a lo que es, ocupando así solamente el presente.

Este mandala representa este momentum, dos pilas grandiosas de agua tanto arriba como abajo, en el cielo y en la tierra están ocupando esa majestuosidad de confianza en la existencia.  Dos soles, el sol terrenal y el sol espiritual con su sutileza exacatamente balanceada en ambos mundos. Las pilas de agua se asientan en el gran ojo que todo lo vé, el ojo de la intuición y del corazón que en el momento de la rendición, tiene la capacidad de ver más allá de lo que simplemente se vé. El centro es el Ser en el presente donde se concilian pasado y presente, lleno de amor, paz, fuerza y buena voluntad.

Crear este mandala ha permitido que surga el resplandor de la quietud en mí, esa sensación de confianza infinita, de una paz insondable. Y sabes que a partir de ese momento todo lo que suceda tiene un Orden y una causa perfecta. Es como tirarse al vacío sin miedo sabiendo que todo vá a estar bien.

Cabe aclarar que no se trata de una rendición que implica renuncia, incapacidad de responder a las pruebas de la vida, letargo, etc. La verdadera rendición, es algo totalmente diferente. No significa soportar pasivamente cualquier situación  sin hacer nada al respecto. Tampoco significa dejar de hacer planes o de iniciar acciones positivas.

La rendición viene a ser una sabiduría simple pero profunda que implica como ya dijimos, ceder más que oponerse al flujo de la vida.  Es renunciar a la resistencia interna a lo que sencillamente es.

Pasamos muchas veces por períodos y a veces hasta años de resistirnos internamente a lo que nos presenta la vida.  Nos enrollamos en pensamientos y acciones rígidas, llenas de prejuicios, miedos y consecuentemente de dolor. Es bueno darse cuenta de lo que está pasando, que las cosas van mal y que no fluye nada y desde ahí tomar medidas pues así no se puede seguir caminando. Identificar cuando la presencia de la rendición es vital y evaluar el por qué de ello, que realmente encierra, sus causas, efectos y repercusiones.

El momento de la rendición, de la dulce rendición, te libera de toda la carga mental y del sufrimiento. Cuando uno se rinde dulcemente a la Voluntad de lo Divino, uno se re-conecta con el Ser y se ajusta al flujo de la existencia.

“Padre-Madre-Amor, es mi voluntad que se haga tu Voluntad en mí”

Susana Guerini

Nacido en Diciembre del 2011

Su nombre: “Aquietarse y callar”

La creación de este mandala refleja claramente para mí la importancia del aquietarse y callar. Parte de la sanación de nuestras heridas requiere aquietar la mente, vaciarla de tanta carga y de tanta basura de pensamientos acumulados, para dar espacio a nuestra conexión con nuestro Ser. Y por experiencia propia puedo decir que tanto la práctica de la meditación como de la creación de mandalas , que es una meditación activa, puede proporcionarnos ese aquietarse, ese callar interno.

Vivimos de manera acelerada, llenos de torbellinos de pensamientos y de emociones sin integrar. Pareciera que queremos tapar todo, seguir aparentando y no afrontar nuestros asuntos internos pendientes, nuestras sombras y nos llenamos de actividades sin darnos espacios de silencio. Así tarde o temprano terminanos estallando de alguna manera. Mi práctica regular de meditación en las mañanas, así como la creación de mis mandalas han sido en mi vida un apoyo vital para poder seguir caminando. Cuando por alguna razón no he podido hacerlo, o si estoy pasando por proceso internos fuertes, siento una necesidad imperante de recurrir a estas práctica y no saben cuánto bien me hacen, cómo me sostienen, me centran y me llenan de serenidad.

Estas prácticas tienen que ser integrativas, es decir que no cumplan la función de “huída”, moda o escape esotérico, sino que más bien nos ayuden a asentarnos en nuestro cuerpo, a integrar todos nuestros sentimientos y pensamientos para poder así volver al mundo y vivir en el mundo de una manera más auténtica e íntegra.

La rueda en colores verdes de sanación, gira en un movimiento de renovación, de generar y regenerar, movimiento necesario para poder ordenar y purificar el Alma. El desafío humano que todos tenemos de alcanzar la consciencia mediante el proceso de conocer nuestro propio lado oscuro y oculto, se vé reflejado en la cruz.  Cruz de color azul en el centro representa para mí el resplandor de la quietud de la consciencia.

La presencia del número cuatro en mi mandala organiza, define y ordena. Mientras vamos sanando, vamos ordenándonos internamente y logrando así más equilibrio y armonía. Al ir transmutando nuestro interno (color violeta) vamos adquiriendo la capacidad de ver las cosas con claridad (color amarillo), llenándonos de energía e impulso para caminar con más determinación en nuestras vidas.

Y es en el silencio interior en donde podemos “mirarnos”, comprendernos, aceptarnos y amarnos.  Entrar dentro es entrar en el misterio de uno mismo. Y mientras más vacío esté el canal más rápido podemos re-unirnos con lo Divino que vive y espera por nosotros.

Comparto con ustedes este texto hermosísimo del Padre Vinicio Rueda, sacerdote católico y practicante Zen, de su libro “El sendero del Zen” que conecta muy bien con este tema:

” CALLAR…

Callar es morir a muchos ruidos del Alma.

Callar es entrar en puntillas en el propio corazón.

Callar es esperar suavemente el encuentro con uno mismo.

Callar es aceptarse, aceptar a los demás, como es uno mismo, como son los otros.

Callar es abrir los ojos ante el misterio.

Callar es contemplarlo largamente, sin pestañar.

Callar es inclinar mansamente el corazón ante la sonrisa de los ojos de Dios.

Callar es decir SI con la vida, con la muerte.”

Finalmente les invito a que se regalen sus momentos de silencio y se entreguen a la práctica de la creación de mandalas o cualquier tipo de meditación que les ayude a retornar a su centro, a su Hogar!

Susana Guerini

Nacido en Diciembre del 2011.

Su nombre: “La Búsqueda”

“La búsqueda significa capacidad de decisión. La búsqueda significa aceptar riesgos. Nadie más puede decidir algo por ti. Sí, los demás te pueden ayudar, los demás te pueden mostrar el camino, pero la decisión tiene que ser tuya, porque a través de tu decisión va a nacer tu Alma.” Osho

Antes de iniciar la creación de este mandala, sentí la necesidad de crear uno de tamaño grande. Sentía intuitivamente que el proceso que estaba por desvelarse tenían varios temas que necesitaban tiempo y espacio para ser procesados. Este mandala me ha tomado dos semanas crearlo, dos semanas intensas de procesos internos, de satisfacciones internas, lágrimas y mucha aceptación y paz interior.  Cada día me retiraba de todas las actividades diarias para trabajar una parte de mi mandala, buscando capa por capa dentro de mis profundidades. Ha sido una experiencia muy enriquecedora e integradora de partes mías que todavía permanecían oscuras. Y es que el trabajo interno no termina nunca, siempre hay algún tema por desvelar y así poco a poco uno puede ir recuperando espacio físico, mental, emocional y del Alma.

Este mandala simboliza para mí este camino de búsqueda que se trata realmente del “viaje del héroe”.  Es la historia común de todos quienes emprendemos un viaje en la búsqueda de un sentido más trascendente para nuestras vidas. De cuando sentimos ese llamado poderoso (llamado al cual podemos aceptar o rechazarlo retrasando nuestra evolución) de atrevernos a ir más allá de los límites, damos el salto al vacío y renunciamos a muchas cosas en pos de encontrar una mayor integridad moral y humana. Empezamos a cuestionar nuestra realidad, nuestro ambiente y lo percibido como “normal” y francamente nada nos llena, sólo encontramos fachada y vacío.

“Cuando más decisivo te vuelvas, más integrado te volverás. Evidentemente, es muy peligroso, pero la vida es peligrosa. Hay muchas posibilidades que te equivoques, pero tienes que correr ese riesgo. Hay posibilidades de que yerres, pero uno aprende errando. La vida es un ejercicio de prueba y error.” Osho

Nos hemos atrevido a pensar y sentir diferente, hemos sido tildados de locos, raros, diferentes, incomprendidos y hasta miembros de alguna secta. Hemos tratado de ser auténticos, de ser nosotros mismos ante un show social y cultural en decadencia. En definitiva, somos aquellos que nos atrevemos a manifestar nuestra verdadera naturaleza divina y empezar a brillar tal como lo hace el sol, sin miedo al qué dirán o a incomodar muchas veces tan sólo con nuestra presencia , a otros en su vida durmiente.

Pero no es nada fácil, en esta búsqueda uno debe atravesar y enfrentar un sin número de desafíos adquiriendo con cada etapa un mayor conocimiento de uno mismo y de la realidad. Iniciar la búsqueda esconde misterios de transformación en un mundo desconocido. Y muchas veces debemos morir a los viejos conceptos, al ambiente familiar, ideales y patrones emocionales que ya dejan de ser útiles en nuestras vidas, para poder nacer nuevamente, pero renovados y con más consciencia.

” La búsqueda es difícil porque se desconoce la verdad. La búsqueda es difícil, porque la verdad no solo se desconoce, sino que no se puede conocer. La búsqueda es difícil porque el buscador tiene que arriesgar toda su vida por ella.” Osho

La búsqueda supone varias crisis internas, confusiones, miedos, destrucción de estructuras que sustentaban nuestra realidad, en un proceso fuerte y maravilloso de iniciación que puede ser muy bien apoyado con el trabajo terapeútico de mandalas.

Mediante las pruebas que el escenario de la vida nos pone cada día, podemos transformarnos como personas. Esta búsqueda es el proceso de integración de las diferentes partes de nosotros mismos que están separadas, nuestras sombras emergen a la superficie para ser integradas en nuestra consciencia. Este proceso se puede expresar con nitidez en la creación de nuestros propios mandalas. Es por esto que el trabajo con mandalas es de vital importancia en nuestro camino de desarrollo personal.

Es también importante en esta búsqueda,  la sanación de las heridas emocionales y espirituales que llevamos con nosotros. La sanación de esas heridas nos vá a permitir recuperar nuestra energía y poder interior para hacer lo que tenemos que hacer en la vida. Cuando creamos nuestros mandalas estamos activando nuestras heridas con colores y formas expresando todos nuestros pensamientos y sentimientos e integrándolos en un círculo contenedor. Recuperamos espacio energético que estaba ocupado por temas no resueltos y podemos así expandir nuestra energía vital y dar cabida a cosas nuevas en nuestra vida.

Este camino de búsqueda es un camino de valientes y con el tiempo y la disciplina uno va realizando en si mismo ciertas verdades, uno llega a cierto estado de consciencia y bienestar interno.

La finalidad de la búsqueda, del héroe, vendría a ser la reconciliación total en una triple integración,  no sólo primero consigo mismo, sino también con la los demás y consecuentemente con la madre naturaleza.

Susana Guerini

Nacido en Septiembre del 2011.

Su nombre: “El entretejido del Espíritu”

El movimiento espiral del Centro rodeado del círculo verde sanador, indica el movimiento interno que se dá en el inconsciente para poder manifestarse en el nivel consciente. Expresa crecimiento en ciclos hacia la Totalidad y una necesidad de traducir la sabiduría a una forma que sea útil para los demás. Al igual que la flor nos revela que hay un aceleramiento en el ciclo de crecimiento personal femenino por su color naranja. La estrella nos habla de la valoración personal, la verdadera identidad, la misión y la disposición a cumplir un logro. Somos únicos en el mundo entero y las estrellas nos recuerdan que somos criaturas con Alma y Espíritu. Las ocho puntas de la estrella y de los pétalos naranjas externos, nos hablan de estabilidad, armonía y renacimiento. Su tejido de tipo “telar-araña” (arquetípico) en la parte hacia la circunferencia nos habla del tejido que dá forma al Ser. También coincide con los otros símbolos como ciclos de crecimiento personal.

El crear este mandala me ha aportado mucho pues me ha ayudado a establecer cimientos para una nueva etapa de mi crecimiento personal donde puedo sentirme más empoderada y clara en cuanto a mi verdadera esencia y mi disposición a vivir una vida más auténtica oyendo al llamado de mi intuición. Al meditar con él puedo expandir mi energía liberadora y sanadora sintiendo como fluye por todos mis cuerpos, siento que Yo Soy un regalo para mí misma y para todos los que me rodean. Hermosa sensación!!

Nacido en Septiembre del 2011.  Su nombre: “El centro en quietud”

La estrella de seis puntos nos revela la creatividad, la perfección y el equilibrio. Representa la unión entre los femenino y lo masculino. Y en el centro de la estrella el círculo amarillo que nos habla de vivir algo nuevo, de aventurarnos en el mundo con la energía y el impulso necesarios para emprender un nuevo proyecto con equilibrio. El ojo está asociado con la capacidad de “ver”, de “comprender” y quizás de esa intuición clarividente que nos hace “comprender” cuál es el camino a seguir y las pistas que nos dá el Cosmos para lograr nuestra misión. El puente (amarillo y rosado) que cruza de un lado al otro del mandala simboliza la unificación del pasado con el futuro. Un puente que provoca caminarlo con energía, aventura e impulso (amarillo) y con equilibrio y en unión (rosa es la unión del rojo y el blanco, de lo masculino y femenino). La corona superior de cuatro puntas (equilibrio, totalidad) es expresión de dignidad, de poder, de celebración por un estado nuevo.

Sin duda alguna un mandala con mucho poder energético, un mandala que logró conectarme con lo más profundo de mi Ser y saber que estoy en el camino correcto, que mi corazón no miente, que mi intuición es sabia y a ella la escucho para seguir cada paso en mi camino de vida. Es una etapa de mi vida de empoderamiento y de recuperar la sabiduría femenina e intuitiva para poder acceder a niveles más profundos y lograr concretizar lo que realmente quiero para mi vida.

Susana Guerini