Tag Archive: circulos


IMG_1179

Este es mi nuevo mandala, el recién nacido, su nombre: Aquí Soy y Estoy”

Este mandala lo empecé a crear en la última clase del taller que dicté sobre Sentimientos y Mandalas, fue tanta la inspiración y la profundidad en la que se movía el círculo que me impulsó a crear este mandala tan poderoso y tan exacto a mi situación interna actual. Para mí refleja ese estado de empoderamiento, de fortaleza y coraje que vivo ante las situaciones desafiantes en que hoy por hoy me encuentro viviendo. Sigue leyendo

En esta época de mi vida, viviendo fuera de mi país, he sentido la necesidad de retomar mi práctica de crear mandalas de una manera más constante. Esta vez he querido acompañar el proceso creativo con una pequeña reflexión sobre lo que me dice mi mandala, sobre lo que me dicen las formas y colores de mí misma.

Estoy experimientado la creación de mandalas con la mano izquierda. Combino la mano dominante (derecha) con la izquierda. Los trazos y formas que se dan con la mano izquierda provienen del inconsciente, de la parte desconocida. He podido en estos trazos comprobar la cantidad de figuras y formas que aparecen espontáneamente dejando fluir la mano izquierda. Luego con la mano derecha, la que puede apoyar con recursos, cuando siento hacerlo, completo las figuras que están escondidas, dándoles más forma y cooperando para que afloren los significados.

Sigue leyendo

Hace un par de semanas finalizó el grupo continuo de auto-conocimiento Mandala Intuitivo. Fue un trabajo intensivo de dos meses donde estuvimos en círculo creando mandalas intuitivamente y con propósitos terapeuticos definidos. Un círculo con un movimiento profundo hacia adentro y sostenido y contenido con la magia que tiene el mandala personal y grupal.

Dentro de este tiempo circular estuvimos abordando la meditación con nuestros propios mandalas. Una vez creados los mandalas personales con todos los rituales de Mandala Intuitivo, por turnos, cada alumna se adentró en su creación y recorrió todos los espacios propios, reconociéndolos, sintiéndolos y conscientizándolos. Apoyadas en el poder del círculo, en el sostenimientos del espacio donde nos sentimos a salvo. Yo acompaño a cada alumna en su proceso utlizando todos los recursos y asegurándome de que caminen a su ritmo y que lo que se tope quede integrado. Cada una tiene su propio tiempo, su propia manera de acercarse a su sombra, es algo que honro y respeto profundamente en el trabajo con Mandala Intuitivo. Acompaño y permito que se manifieste el maestro interno de cada una sin interpretar sus mandalas, sin dar consejos no solicitados y sin sermones. Es como acompañar a un niño a aprender a caminar, no puedes forzarlo a que salga caminando, no puedes empujarlo, sermonearlo, no puedes forzar. Habrá veces que avance, otras que retroceda, unas que se canse y se siente y otras que logre dar pasos hacia adelante. Yo estoy con mis alumnas acompañándolas incondicionalmente cuando avanzan, cuando deciden retroceder y también cuando deciden parar y descansar. Es un profundo acto de entrega, de escucha, de respeto, de verdadero acompañamiento.

En mi experiencia personal y con todas mis alumnas, la meditación con los propios mandalas es clave para obtener información del inconciente, es un trabajo muy revelador donde nos podemos conectar directamente con lo guardado y con los sentimientos que están presentes todavía en el cuerpo y que nos comunican claramente lo que nos pasó.

Estuvimos también creando mandalas con pintura de dedos y con los ojos cerrados. Escogiendo dos colores elegidos intuitivamente y trabajando los dos hemisferios cerebrales a la vez para su auto-regulación. Activando creativamente la conjunción de las polaridades. En este trabajo ayuda mucho tener los ojos cerrados, no sirven las ideas de lo que “quiero hacer” o las expectativas de “cómo quiero que quede mi mandala”. Son momentos de pura rendición y de fluir con las sensaciones. Una experiencia muy liberadora y luego que abrimos los ojos para verlos, tuvimos muchos mensajes y respuestas en nuestros procesos.

También en este tiempo creamos Zendalas (mandala+zentangle). Para que la creación de zendalas tuviera un abordaje terapeútico más allá de la pura neuroplasticidad, concentración, relajación que por sí mismos tienen, trabajamos con preguntas específicas. Antes de la creación cada alumna intuitivamente sacó una pregunta del mandala central, todas las preguntas empezaban con la palabra “¿Qué…..?” Luego inciamos la creación del zendala conectadas con la pregunta y el tema que empezó a moverse. Una vez que terminamos, vino la pregunta “¿Cómo…?”. Así la creación del zendala activó la parte creativa en nosotros y se pudo obtener luego muchas formas e ideas creativas para llevar a la acción pasos concretos para cambiar actitudes y patrones que nos estaban limitando.

Parte de este intensivo fue la creación de los mandalas con los mensajes de la Buena Madre para la auto-sanación y las relaciones. Iniciamos este trabajo conectándonos con la niña interior. Hicimos trabajo corporal acompañado con rondas y juegos que cada una se acordaba que jugaba cuando era niña. Reímos, saltamos, corrimos, cantamos, jugamos, compartiendo ese tiempo de niñas. Luego entramos a la creación de nuestros mandalas escogiendo el o los mensajes de la Buena Madre que resonaban en cada una ese momento. Fue muy conmovedor verlas trabajar con ese espíritu inocente y alegre que había despertado y luego de finalizar sentir esa corriente de energía que corría en sus cuerpos, con los ojos brillantes, con una sonrisa en sus caras y también con lágrimas al poder conectarse también con el miedo que sintieron cuando eran niñas. Para mí  fue un hermoso proceso lleno de satisfacción interna de confirmar lo poderoso y sanador que es Mandala Intuitivo.

Creamos el Mandala de la Gratitud en este tiempo circular y espiral a la vez. Para esta creación utlizamos la técnica collage. Tuvieron varios días para hacer el ejercicio de hacer una lista de agradecimientos cada día. Luego al momento de crear el mandala, tuvieron que escoger hasta cuatro situaciones, personas o cosas más importantes de la lista para poder plasmarlo creativa y amorosamente en el mandala. Cada alumna trajo para este fin material para ponerlo en el mandala central y formar primero un mandala grupal del agradecimiento. Al crearlo todas a la vez y luego al finalizarlo, contemplarlo y sentirlo, no teníamos palabras para expresar la fuerza energética que nos brindaba el mandala grupal. Simplemente nos quedamos en silencio sólo sintiendo y vibrando. Posteriormente iniciamos la creación personal utilizando intuitivamente los materiales del mandala central.

Cerramos este círculo tan enriquecedor para todas haciendo un intercambio de mandalas con el tema de “Mandaleras Secretas”. Con mucho amor y dedicación elaboraron mandalas para sus mandaleras secretas con ofrecimientos y agradecimientos. Todas nos emocionamos mucho, hubieron lágrimas, risas, corazones abiertos y sobretodo agradecidos con todo lo que recibimos del Mandala Intuitivo en este tiempo importante para nuestras Almas.

Algunos de los testimonios de mis alumnas:

” Una sorpresa, un encuentro conmigo mismo a través del arte y el diseño que es algo que me apasiona. Me sorprendió como herramienta, fui cada clase aprendiendo y emocionandome con las cosas que salían. Guardaré esta información en el corazón, espero usarla mucho y agradecerte por tu afecto y tu acompañamiento durante todo el proceso.” Male

“Para mí ha sido un hermoso proceso de compartir, de escuchar, de aceptar, de abrazarme y observar. De reir, de pintar, jugar, de abrir mi corazón, de sentirme apoyada, respetada, amada, escuchada. Un proceso de regresar a la sencillez y a la simplicidad de la vida de forma sutil y libre. Agradecida Susy por tu entrega, tu amor, tu paciencia.” Fer Buenaño

“Una experiencia enriquecedora, emocionante, intensa, reveladora, simplemente hermosa!” Sole León

“Cuando comencé este proceso fue con un poco de escepticismo. No entendía qué podría lograr en mí. Oh!! qué equivocada estaba, es una manera sutil de abrir y entender emociones y sentimientos. Es un espacio en el que he abierto mis miedos y mis sentimientos y he aprendido de todas algo valioso. El valor del círculo, de los mandalas y el grupo de mujeres ha sido un nuevo mundo para mí del que no quiero salir.” Gloria

Aquí les dejo dos videos con más fotos del curso intensivo como testimonio de todo lo vivido y aprendido. Gracias infinitas a la vida!!!

 

El mes pasado estuve dictando el taller de Mandala Intuitivo: SENTIMIENTOS Y MANDALAS y déjenme decirles que fue una experiencia realmente enriquecedora y profunda, tanto para mis alumnas como para mí. Estuvimos trabajando la ira, el miedo y la tristeza, sentimientos con los que más nos cuesta relacionarnos. Cada vez me asombra más como el método Mandala Intuitivo funciona de maravilla en el contexto en el que se aplique.

cerrando el circulo mandálicoFue un viaje de descubrimiento y de tanta compresión de las fuerzas internas que tienen estos sentimientos. Aquí, la creación de los mandalas personales conectadas con cada sentimiento fue crucial para abrir procesos pendientes. Constituyeron un aporte valiosísimo para poder expresar lo que sentimos. Es asombroso ver el  poder que tienen los mandalas para revelar lo oculto y así mismo el toque integrativo por sí mismo que el círculo nos proporciona.

la tristeza tati buenañoEste es el mandala de una de mis alumnas: Tatiana Buenaño, elaborando la tristeza a través de su propio mandala, de su carta y su pregunta. Una belleza de proceso sanador!!

DSC00576El taller tuvo su propia energía circular y se movía con mucha versatilidad incluyendo el trabajo con el cuerpo, la respiración, entendiendo la función de los sentimientos, expresándolos a través de colores y formas, reflexionando con preguntas y cartas….y compartiendo todo en el círculo sanador!

Cuando se trabaja con los sentimientos y se comparte desde el corazón es evidente cómo se estrechan los vínculos, crece la solidaridad, la confianza, la cooperación, la empatía. La verdad no tengo palabras para describirles lo maravilloso que fue vivir este círculo mandálico con los sentimientos. Es algo que definitivamente hay que vivenciarlo para comprenderlo!

FullSizeRenderAsí se cerró este círculo de sentimientos y mandalas con tanto, tanto agradecimiento a esta herramienta y a la vida por permitir estos encuentros mandálicos.

“El taller de Mandala Intuitivo: Sentimientos y Mandalas fue para mi una experiencia que me abrió las puertas para explorar mis sentimientos de una forma integral. El mirar la ira la tristeza y el miedo con amor. Dar las gracias por estar viva y SENTIR.”

Gaby Mosquera

DSC00544

Luego de la última sesión de mandala-terapia que acompañé, salí sintiéndome triste y desilusionada. He disfrutado mucho y aprendido también mucho en todos estos años de acompañar gente a través del yoga, de la terapia y del acompañamiento con mandalas.

Y mi labor como yo, han ido evolucionando y madurando. Mientras más trabajo interno tenga y más espacio en mí integrado, mejor puedo acompañar a los demás y es que cómo se puede acompañar al otro basándose solamente en libros, en teorías ajenas a la experiencia propia? Pienso que la mayor sabiduría está en las vivencias conscientes, desde ahí uno está en la capacidad de guiar a los demás.

He tenido muchas satisfacciones en mi trabajo con los demás, me ha llenado de dicha ver cómo mis socios- alumnos emprenden un camino iniciático y logran comprender, y logran empoderarse para poder seguir avanzando por sus vidas de una manera más auténtica y tomando decisiones certeras.

Y digo “socios” porque siempre es un intercambio, nunca es de un solo lado. Las dos partes nos enriquecemos mutuamente en un intercambio ritmico balanceado. Y digo “alumnos”, porque además del acompañamiento, les enseño a crear sus propios mandalas para procesar sus sentimientos para que así puedan usar esta herramienta cuando lo necesiten. De esta manera se independizan, se vuelven autónomos para crecer internamente.

Cerrar sesiones y salir llenita de conexión con lo Divino, llenita de contentamiento por el otro, llenita de agradecimiento por la herramienta y por la vida. Ver la transformación claramente en los ojos del otro, de unos ojos tapados, confusos a unos ojos llenos de brillo y conexión interna….qué bendición!

Apareció en mí algunas veces la interrogante de la eficacia de la terapia cuando veía como mis alumnos o socios avanzaban 5 pasos y luego por influencia de los demás, del sistema, de la educación, de la religión, etc, retrocedían 6 pasos……..era frustrante.

Hoy ese interrogante está más presente, me pregunto de qué sirve guiar y avanzar si en el externo no hay sostenimiento, apoyo ni consciencia para mis socio-alumnos?

Como sabemos el trabajo interno es para valientes, y nos ha costado mucho esfuerzo y disciplina caminar conscientemente pero si a eso le sumamos que tras salir de sesiones o retiros extasiados de consciencia, se regresa a estados de vida durmiente en la familia, en el trabajo, en el colegio, etc. Es un shock que amenaza la perseverancia y constancia de lo alcanzado. La vorágine de lo dormido termina comiéndonos y haciéndonos regresar a la manada….pufff!!

Cuántas veces nos ha pasado esto? los que estamos en este camino, muchas, tarde o temprano. Qué diferente sería salir de una sesión y re-unirse con grupos de gente despierta y en la misma búsqueda no? Cuánto avanzaríamos? Muchísimo más que teniendo la corriente en contra por supuesto.

Cómo sería pertenecer a un círculo de seres humanos que viven de manera amorosa y consciente donde todos nos respetaramos, nos consideramos, donde practicáramos la solidaridad y la cooperación? Donde la meta común sería la integración con uno mismo, con los demás y con la naturaleza?

Y bueno, por ahora, lo que me corresponde, integrar mi tristeza y mi frustración…

Susana Guerini

Los cuatro pilares básicos del método “Mandala Intuitivo” se caracterizan por no ser lineales ni estáticos sino más bien son como flujos energéticos que continuamente están expresándose durante las sesiones de “Mandala Intuitivo”. Son como cuatro ríos que giran celebrando el re-encuentro, celebrando la vida.

Los cuatro pilares que conforman el trabajo del “Mandala Intuitivo” son:

-Ritual,

-Conexión,

-Creación e

-Integración

DSC00548

No tienen un orden específico pues ocurren circularmente conteniendo el espacio mandálico. Se los podría comparar también con cuatro partes de una rueda que giran constantemente de manera armónica y equilibrada. Esta rueda se vá articulando como un recorrido de auto-exploración, un viaje hacia la búsqueda del Yo auténtico, un círculo de exploración individual y grupal.

“Mandala Intuitivo” es un RITUAL  porque es un espacio sagrado, un círculo sagrado que se basa en un conjunto de prácticas establecidas que se van adaptando de acuerdo a las energías y movimientos de las participantes. En “Mandala Intuitivo” tenemos unos rituales específicos que ayudan a profundizar la conexión con uno mismo. Todo lo que acontece en cada sesión está lleno de significado simbólico.

“Mandala Intuitivo” es CONEXIÓN porque permite la comunicación con uno mismo a través de nuestros mandalas y la comunicación con los demás. Como la rueda de los cuatro pilares está en movimiento, todo se conecta y todo encuentra una inter-relación llena de muchos aprendizajes y significados. La conexión empieza a surgir espontáneamente sin forzar sino más bien soltando la necesidad de controlar y juzgar. En “Mandala Intuitivo” estamos buscando una conexión, un contacto íntimo con nuestro Ser Esencial, con nuestra Fuente de Energía.

“Mandala Intuitivo” es CREACIÓN, es dar a luz, dar existencia, a través de formas y colores, a nosotros mismos como estamos en ese momento. Es creación con creatividad, imaginación e intuición, todas puestas en marcha para desarrollar nuestros dones desactivados. Es creación porque es algo inédito, algo único, original e individual, nunca antes visto o conscientizado. En el proceso de creación se movilizan las fuerzas internas y los recursos que tenemos como seres humanos. Aquí la creación personal de mandalas es primordial, creamos nuestros propios mandalas sin plantillas hechas por otros, somos creadores por excelencia y tenemos la capacidad de crear sin límites.

“Mandala Intuitivo” es INTEGRACIÓN porque durante el proceso incluye a las partes excluídas, olvidadas, encapsuladas de nosotros mismos. Se pasa a formar parte de un todo, como cada aspecto de nuestro mandala es contenido por el círculo, cada compartir del otro se incluye y se acoge dentro del círculo de compartir y cada aspecto de sombra en nosotros es contenido, abrazado por el Todo mandálico. Todas nuestras partes fragmentadas pasan a unificarse y constituir un Todo.

El método “Mandala Intuitivo”, nos permite ahondar en los sentimientos más guardados, explorar nuestros propios límites, sobrepasarlos con nuestra creatividad, dialogar con lo alienado y con lo que duele para así emprender un viaje de retorno a los orígenes y finalmente regresar para contarlo de una manera más integrada.

Por: Susana Guerini

*Artículo protegido por el Registro de Propiedad Intelectual, se prohibe su copia total o parcial sin mencionar mi autoría.

DSC00096Es importante recalcar primeramente que todos somos potencialmente intuitivos y la capacidad intuitiva no es un don reservado tan solo a unos pocos. Se trata simplemente de una visión más amplia y profunda de nuestro mundo interno y consecuentemente del  mundo que nos rodea.

Y es que la intuición irrumpe en la mente sin pasar por el filtro del análisis y la lógica. Esta percepción, una vez desarrollada, nos vá a permitir percibir la realidad de un modo más completo, de manera que vá a ser posible presentir sucesos, descubrir intenciones ocultas, descifrar mensajes que la vida nos dé, conectarnos con nuestra sombra e ir con más seguridad cuando se trata de tomar decisiones importantes en la vida.

DSC00274En el trabajo con la herramienta “Mandala Intuitivo” estamos descubriendo nuestra capacidad intuitiva y despertando ese sexto sentido que se llega a convertir  con el tiempo en nuestro fiel compañero. Uno de los padres de la psicología, Carl Gustav Jung, decía que la intuición es una de las cuatro funciones de la psique. La primera es la percepción; la segunda, el pensamiento; la tercera, el sentimiento y finalmente, en cuarto lugar, nos encontramos con la intuición. Esta última función nos permite recordar y almacenar las experiencias vividas y nos ayuda a orientarnos para cumplir con nuestra misión en la vida.

También es importante señalar que la intuición procede directamente del inconsciente. Es decir, maneja datos que el individuo ha olvidado, excluído o no tiene presentes todo el tiempo. El trabajar con el “Mandala Intutivo” nos ayuda a obtener más información oculta de nosotros que está en el inconciente, actualiza sentimientos guardados, experiencias traumáticas bloqueadas, sueños del Alma olvidados, recuerdos y heridas dolorosas que han sido encapsuladas sin integrar en alguna parte profunda de nuestros inconsciente. Y en este proceso intutitivo de liberación, el “círculo sagrado” como un contenedor amoroso y protector, sostiene, unifica, abraza lo que vamos re-descubriendo de nosotros mismos.

Susana Guerini

Fotos: Cursos de “Mandala Intuitivo”

*Artículo protegido por el Registro de Propiedad Intelectual, se prohibe copiarlo total o parcialmente sin mencionar mi autoría.

DSC00308

Cuando uno comienza el curso de “Mandala Intuitivo” es muy común que la lógica y la razón pidan automáticamente que se les dé interpretaciones y análisis lógicos y racionales de sus mandalas. Cuando yo empecé este camino hace 15 años, compraba uno y mil libros de mandalas donde se daba los significados de los colores y de las formas en los mandalas. Asi cuando creaba un mandala me chequeaba todos los significados de colores y formas y no se imaginan el rollo que tenía entre tantos significados!! Terminaba confundida y poco conectada con lo que realmente me decía mi mandala. Con el tiempo aprendí a dejar los “significados de los libros” y empezar a confiar en mí, en mi intuición.

Y esto no es fácil ya que estamos acostumbrados desde pequeños a que nos digan qué hacer y qué no hacer y por qué, en la infancia, en la escuela y hasta en la universidad. Estuvimos todo el tiempo simplemente recibiendo lo externo sin activar nuestra propia creatividad y nuestra propia intuición. Pero en el trabajo con “Mandala Intutivo” aprendemos a buscar intutitivamente en nuestro “libro interno” las interpretaciones que van con nosotros y con las que nos sentimos cómodos. El mandala creado por nosotros mismos es un reflejo de un proceso vivo por lo que al volverlo a contemplar luego de un tiempo se obtienen nuevas pistas, nuevas intuiciones y nuevas respuestas.

DSC00305

Cada persona tiene un vocabulario propio y único de significados, algunos permanecerán inalterados y otros cambiarán con el tiempo. Cada uno es un universo propio y único que ha vivido y está viviendo experiencias diferentes, por eso no usamos interpretaciones ajenas, externas y de masa. Escuchando a la intuición, cada uno encuentra su propia interpretación, la que hace vibrar su corazón y dice: ” si!! eso es!! Y así aprendemos a dejar la dependencia a que otros nos digan lo que nos pasa, a que nos den recetas mágicas y nos den interpretando nuestros mandalas. Aprendemos entonces poco a poco a volver a confiar en nuestra propia sabiduría, en nuestros maestro interior que sabe cuál es nuestra propia respuesta.

En los talleres de “Mandala Intuitivo” pongo mucho énfasis a que nos empoderemos de nosotros mismos, de nuestra capacidad intuitiva y nos asumamos frente a lo que descubrimos, frente a nosotros y a nuestras vidas. Fomento en mis alumnas que empiecen a confiar más en ellas mismas para que fortalezcan así su autoestima y su capacidad de  utilizar su intuición sin duda alguna en decisiones importantes en sus vidas. Todo un reto al principio pero paso a paso se logra!!

Susana Guerini

Mandalas creados por Susana Guerini

*Artículo protegido por el Registro de Propiedad Intelectual, se prohibe la copia total o parcial sin mencionar mi autoría.

IMG_0647

Una ex alumna mía de yoga me llamó para pedirme un taller de “Mandala Intuitivo” para ella y sus hermanas, una de ellas venía de vacaciones y querían aprovechar las fechas para hacer algo enriquecedor para sus vidas. Esta idea me pareció muy buena y digna de imitarse. Dar prioridad siempre al trabajo interno por encima de vanalidades, apostando por lo verdadero, invirtiendo en lo esencial y caminando hacia las raíces dejando por fin la superficie.  Así que como fue un pedido especial sin programar ni publicitar, las recibí con todo mi corazón en mi casa, mi refugio, mi monasterio, mi santuario. Es muy especial realizar talleres de “Mandala Intuitivo” en mi casa “bajo pedido”, es un llamado del Ser que acojo y honro.

IMG_0655Fue un ambiente muy íntimo y de mucha confianza, descubriendo patrones similares, cargas comunes y recordando experiencias juntas. Un espacio para conocernos mejor, profundizar nuestras situaciones, ahondar y aclarar nuestros sentimientos. Como se trataba de hermanas y hermanas que tenían una buena conexión y comunicación fue realmente muy enriquecedor para todas incluyéndome a mí!!!

IMG_0652 IMG_0653 IMG_0654

En “Mandala Intuitivo” complementamos el trabajo con tarots, oráculos, y diferentes cartas que nos ayudan para profundizar el trabajo intuitivo y terapeútico. En esta ocasión usamos el tarot de Osho y como siempre pasa en estos talleres, las cartas nos hablan claramente y nos dan mensajes muy importantes para nuestro camino. Y esto se dá porque hay un preparación previa para conectarnos con nuestra esencia y permitir así que las cartas nos hablen en una actitud de apertura y agradecimiento a lo que nos tienen que decir. Si no hay conexión ni un ambiente que lo fomente, las cartas simplemente no nos dirán nada. En este taller de “Mandala Intuitivo”, trabajamos el “Mandala de la Armonía” con cuatro aspectos de nuestra vida, así que sacamos una carta para cada aspecto. Las cartas son usadas conjuntamente con los mandalas personales, conectadas con figuras y colores o partes del mandala. Es un trabajo muy hermoso y profundo de muchas revelaciones.

IMG_0658 IMG_0666 IMG_0657 IMG_0650

Qué lindo compartir este trabajo entre hermanas!!!  se imaginan cómo sería hacerlo en familia, con padres, hermanos, hijos!! La verdad, es una gran oportunidad para hacer algo diferente, para hacer algo que alimente nuestra Alma.

Agradezco de corazón la confianza que tuvieron en mí y en mi trabajo. Todas salimos regaladas, es un continuo dar y recibir en un intercambio ritmico balanceado. Fluyendo circularmente!. Gracias.

Historia y Origen del Mandala

La palabra mandala viene de la India y proviene del sánscrito, y significa “Círculo Sagrado”. Es un símbolo de sanación, totalidad, unión, integración, el Absoluto.

Psicológicamente, los mandalas representan la totalidad de nuestro ser. Dado que reflejan la psique humana, cada persona responde a ellos instintivamente, más allá de su edad, género, raza, cultura, etc.

En la cultura egipcia, los mandalas eran utilizados debido a la fuerza que estos transmitían, llenando de energía el lugar y como instrumento de meditación profunda. También se usaban dentro de las casas para atraer la energía o transmutar la negativa en positiva, así como para crear armonía y balance en la casa.

En la civilización China aun en la actualidad, son utilizados para generar abundancia y prosperidad así como para fortalecer la salud.
En tribus indígenas americanas se hacen presentes en coloridos bordados adornados con plumas y animales nativos.
En algunas tradiciones se empleaban como protección contra los malos espíritus y como una especie de amuleto para promover la valentía y el coraje.
Los nativos Navajo celebraban ceremonias, las cuales incluían oraciones y pinturas de arena representando diversos mandalas. Estos no eran permanentes, invocaban a los seres sagrados a la vez que servían como altares provisionales. Se dibujaban dentro de los hogares beneficiando, con cada mandala, no solo a los habitantes de esa casa, sino también a todos los miembros de la tribu.
Los Dogon de Mali poseen una metafórica relación entre el lenguaje y los símbolos, sus complejos mandalas hablan del “huevo de amma” como el vientre que alberga los signos del mundos, de ahí que el mandala mas representativo de esta maravillosa cultura tiene forma ovoide, trazado por una cruz en su interior, la misma divide al mandala en cuatro partes distintas que representan a su vez lo cuatro elementos y los cuatro puntos cardinales.
Para esta cultura, meditar y trabajar la propia evolución sobre la base de sus mandalas, es un elemento esencial para llegar a comprender su lugar en este mundo así como para identificarse con el cosmos y con el infinito.
La Cábala, ciencia sagrada que obedece a las leyes más simples de la naturaleza, posee dos principios que la sostienen: las letras del alfabeto hebreo y los “Sefirot”.

Los sefirot están formados por diez esferas, en las cuales la luz divina es recibida y se manifiesta a través de ellas. Las diez etapas sucesivas de la luz, dan al hombre la posibilidad de comprender el infinito y acercarse a lo Divino.

Las 22 letras hebreas pasan por los 10 sefirot del árbol de la vida, formando así el mandala.
Cada sefirot representa distintos planos de la conciencia por los cuales es necesario transitar para evolucionar y encontrar así, la esencia del ser en una unión con lo absoluto.
Las runas de las tradiciones nórdicas, son contenedoras de diversos símbolos que representan la búsqueda de la armonía en relación con lo interno y lo externo. Representan energías sagradas que hacen referencia a los distintos planos de la conciencia.
A pesar de que los mandalas se encuentran presentes en cada rincón del mundo, sus origenes nacen en el Janaismo, Tantrismo, Hinduismo, Budismo y lamaísmo.
Su nombre hace referencia al sánscrito, en tibetano es KYLKHOR (KYL: centro KHOR: circulo) literalmente seria “el centro de los alrededores”.
Los mandalas tibetanos de arena suelen elaborarse a pedido de la comunidad con la intención de traer paz y armonía al mundo, a un lugar determinado y a sus habitantes; también son utilizados como valiosas bendiciones y como instrumentos de meditación activa, cuya esencia descansa en su construcción.


Un mandala es básicamente un círculo, es la forma perfecta, y por ello nos representa el símbolo del cosmos y de la eternidad. Nos representa la creación, el mundo, el Dios, el ser humano, la vida. Podríamos decir que todo en nuestra vida posee las formas del círculo. Desde el universo (el sol, la luna, los planetas) hasta el esquema de toda nuestra naturaleza, los árboles, las flores, entre otros, todos siguen una línea circular. ¿Y que decir del átomo o la célula?. Todo lo que nos rodea tiene la forma de círculo. Que al mismo tiempo nos representan los ciclos infinitos de la vida. Y si observamos nuestro cuerpo, nos daremos cuenta que todas nuestras formas son redondeadas, esto nos recuerda que somos sistemas dentro de sistemas, pertenecemos al Absoluto y el Absoluto está en nosotros.

Tomando de la red