DSC00023Soy Susana Guerini, buscadora de lo profundo, caminante sensible, corazón valiente. Instruída día a día por la gran maestra de la vida. Acompañada y guiada por seres afines que laboramos interna y externamente por elevar la consciencia. Sanadora primero de mí misma, acompaño en su camino a quienes resuenan con el mío.

Como parte de mi camino me gradué como psicóloga en la PUCE. Años más tarde a mediados del año 2.000 en la búsqueda del camino de desarrollo personal me introducí primeramente en el yoga. Hermoso camino de muchos años donde fui alumna de una gran maestra y luego la vida me dió la oportunidad de ser instructora. Fue ahí que pude desarrollar mi potencial creativo e intuitivo creando mi propia manera de estructurar las clases añadiéndole mi “toque profundo”. Tenía muy claro que al yoga no lo podía abordar como una actividad puramente física, sino como un proceso de auto-conocimiento donde el cuerpo es el medio no el fin.

En el inicio de mi camino como a la mayoría nos pasa, cursé varios talleres, de yoga, masaje biodinámico, conexión con los ángeles, Diksha, ayurbeda, laberintos y mandalas, etc, etc, etc,  acompañándolo con diversos tipos de meditación. Vivenciando un poco de todo el supermercado espiritual y sintiendo qué resonaba en mí y qué no.

Y tras experimentar variados métodos y corrientes empecé a seguir mis propios impulsos con mi intuición como guía,  hasta encontrar mi propio camino, mis propias recetas tanto en el yoga como en el trabajo con mandalas.

Mientras continuaba mi camino con el yoga, me formé como Facilitadora Iniciática en la tradición de la filosofía de K. Durckheim en la escuela iniciática de Vera Kohn, donde conozco el trabajo con diferentes herramientas intuitivas como el trabajo con arcilla, símbolos, cartas como tarots utilizados como herramienta terapeútica, oráculos, etc y en donde llego a conectarme profundamente sobretodo con la creación de mandalas. Fue enamoramiento a primera vista con esta herramienta y un continuo experimentar de años en mis procesos personales.

Empiezo a explorar todos los aspectos de esta herramienta y a darme cuenta que sólo a través de este trabajo terapeútico con mandalas podía conectarme con mis heridas profundas, lo que no había podido vivenciar en ningún taller y en ninguna formación.

Así logro experimentar intensivamente durante muchos años la bondad y utilidad de los mandalas primero conmigo misma para después crear en el año 2.010 el método que guia y dá una  estructura al trabajo terapeútico con mandalas. Un método que es integral y profundo y que permite una integración con las partes excluídas en nosotros. Un método que se basa en la sabiduría de la intuición que todos tenemos y que se complementa con otras herramientas para lograr un movimiento circular y completo de los procesos individuales y del grupo. A este hijo lo llamé “Mandala Intuitivo” luego de haber comprobado en la red que en aquel entonces no se usaba este nombre para otra cosa. Lo llamé así porque sale de los parámetros del afán de crear mandalas bonitos, geométricamente perfectos, obras de arte, sino que más bien es un proceso terapeútico que usa la intuición como llave maestra para conectarse con lo más profundo del Ser.

Los talleres, clases continuas y retiros de Mandala Intuitivo los imparto a quienes están verdaderamente interesados en un trabajo interior profundo con los mandalas. Esto implica entrega total, compromiso y deseo de realmente estar dispuest@s a entrar en la raíz de nuestras heridas y conflictos, es decir en nuestra sombra.

Este trabajo requiere valentía y una actitud de apertura a lo que el Alma quiere sanar. Quiero aclarar que  Mandala Intuitivo no es un trabajo “light” , de pocas horas, de quedarese en la superficie de los temas, de entretenimiento, de curiosidad o de sólo sentarse a pintar un mandala ya dibujado quedándonos en nuestra “zona interna de confort”.

Mis talleres, clases y retiros son fruto de años de experiencia con los mandalas y tener la certeza comprobada que la utilización de mandalas en los procesos internos son de incalculable valor. 

A todo este trabajo profundo y sustancial se añade pues la ventaja de que cada participante puede hacer suya esta herramienta para su propio desarrollo personal. Así que cada uno sale al mundo externo con ese privilegio de tener una herramienta más que le ayudará en su camino sin tener que depender de otra persona.

Tener herramientas valiosas en mi propio crecimiento personal y poder compartir mi conocimiento y mi experiencia con todos aquellos que cansados de buscar en el exterior empiezan a mirar dentro de sí mismos, es una bendición constante!!

Susana Guerini